Archivo de la categoría: #NIUNAMENOS

Paro Internacional de Mujeres – Un feminismo que empieza a radicalizarse

Por Patricia López, SoB, 16/3/17

El pasado 8 de Marzo nadie tuvo que ocuparse de aclarar que “no queremos flores ni bombones”. El movimiento de mujeres mundial, masificado en los Ni Una Menos y en la marcha de millones contra Trump, hizo suya la histórica fecha de la mujer trabajadora con paros y multitudinarias movilizaciones en cincuenta países y 200 ciudades.

El “tono” de las acciones no fue igual en todas partes, pero en los países donde se están viviendo los mayores conflictos sociales y políticos, la bobada “antihombre” que algunas corrientes del feminismo intentan poner de moda quedó sepultada bajo el repudio a la represión de los Estados, a los gobiernos capitalistas patriarcales, y sobre todo bajo las reivindicaciones de las trabajadoras e inmigrantes, que protagonizaron la jornada junto a los reclamos de aborto legal y contra la violencia hacia las mujeres.

La tragedia de Guatemala, donde el 8 de Marzo perdieron la vida en un incendio cuarenta niñas que protestaban por las terribles condiciones de explotación sexual y hacinamiento que sufren en el centro de menores Virgen de la Asunción, marcó la jornada poniendo al rojo vivo el grado de barbarie al que están sometidas las mujeres y jóvenes pobres de Latinoamérica, y desnudando al gobierno como responsable directo de esa barbarie.

Los carteles de “Fuera Trump” en EEUU y “Fuera Temer” en Brasil, el grito de “Paro general” que sacudió la Plaza de Mayo en Argentina, las madres de los 43 estudiantes asesinados por Peña Nieto encabezando la marcha de mujeres en México, los 200 micros de trabajadoras automotrices de Estambul, las feministas rusas que fueron presas por colgar su bandera en una torre del Kremlin, son muestra de un movimiento que comienza a politizarse y a ubicar a enemigos y aliados con mayor claridad.

Los intentos de Macri y Trump de “celebrar” o “felicitar” a las mujeres en su día también quedaron sepultados. En EEUU Trump recibió a cambio un aluvión de mensajes repudiándolo por misógino. En Argentina la respuesta fue el ya mencionado llamado a la huelga general desde la multitud que llenaba la plaza.

En este último país también sucedió una significativa pelea entre explotadores y explotadas en el propio escenario del acto, que vale la pena comentar. La cámara de proxenetas llamada AMMAR, disfrazada de sindicato de meretrices, apañada por el kirchnerismo y afines, pretendió tapar los carteles de las Madres de Víctimas de la Trata hasta que Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo, tomó el cartel en sus manos y lo levantó en el escenario. Esperamos con optimismo que una creciente unidad entre el movimiento de mujeres y el de todos los explotados y oprimidos termine arrojando al basurero de la historia esta aberración que hoy vivimos: la de ver al capitalismo proxeneta infiltrándose en el movimiento de mujeres enarbolando la supuesta “libertad” de prostituirse.

El feminismo del 99%

Otra cosa alentadora está ocurriendo en EEUU donde un grupo de reconocidas feministas, apoyándose en el repudio activo de masas al gobierno de Trump, ha decidido salir al combate contra otra de las aberraciones presentes en el movimiento de mujeres mundial: el “feminismo neoliberal”, muy instalado en ese país, que solo pelea por que las mujeres ganen lugares en las jerarquías empresariales, políticas y militares y del cual Hilary Clinton es la principal referente.

Estas dirigentes (Nancy Fraser, Angela Davis, Barbara Ransby y otras) llaman a conformar un nuevo feminismo que luche por los derechos de las trabajadoras, las inmigrantes y las negras, que se identifique con la clase explotada y con los sectores sociales oprimidos, en lugar de buscar lugares de prestigio en las alturas del capitalismo patriarcal. En sus declaraciones consideran que el nuevo y extendido activismo que ha aparecido en la sociedad norteamericana peleando contra el gobierno de Trump es la base que hace posible, según palabras de Fraser, “darle otro rumbo al feminismo en EEUU”.

En su convocatoria al paro mundial del 8/3, lanzaron un manifiesto para “construir un feminismo para el 99%, un feminismo popular, anticapitalista, un feminismo en solidaridad con las mujeres trabajadoras, sus familias y sus aliados en todo el mundo”.

Así como en Argentina la gran lucha docente y la movilización del 7/3, que expresaron en la calle un salto en la bronca de los trabajadores contra el gobierno, ayudaron a construir un 8 de Marzo contra Macri, la entrada en acción de los explotados y oprimidos en el mundo irá impulsando la politización de este enorme y heterogéneo movimiento de mujeres, y abriendo un creciente espacio para el feminismo socialista y revolucionario que Las Rojas levantamos.

Anuncios

8M: Aqui y en el mundo.#Nosotras paramos y nos movilizamos #NiUnaMenos

Porque los gobiernos son responsables

Cientos de miles de mujeres en las calles dibujan las postales más impactantes de nuestro tiempo. El 21 de enero fueron más de 3,5 millones de personas las que le coparon las calles al monstruo misógino de Trump, sólo un día después de su asunción, en la Women’s March. A la rabia, las mujeres la convertimos en lucha. Salimos de nuestras casas, de nuestros trabajos, de nuestros lugares de estudio, y nos apropiamos de las calles, nos convertimos en una marea inmensa que desafía a los gobiernos que sostienen tanta injusticia. Así fueron también el paro de las polacas el 3 de octubre o el #NiUnaMenos en Argentina.

Este 8 de Marzo será excepcional, porque cobrará más fuerza que nunca su carácter internacionalista. Millones de mujeres de decenas de países nos preparamos para garantizar un paro activo con movilizaciones, actos y protestas porque estamos cansadas de no vivir en el mundo en el que queremos vivir. No queremos vivir en un mundo donde una de cada cinco mujeres es violada. No queremos vivir en un mundo donde hay 200 femicidios por día. No queremos vivir en un mundo donde el aborto es ilegal y clandestino en la mayoría de los países y estados. No queremos vivir en un mundo donde se nos niega el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, sexualidad y maternidad. No queremos vivir en un mundo que no nos ofrece perspectivas y en el que no somos dueñas de nuestro propio destino.

¡Basta de violencia hacia las mujeres! ¡Gritemos bien fuerte #NiUnaMenos!

En el mundo entero la violencia de género, el abuso sexual y la violación son cotidianos. Los gobiernos y todas las instituciones del Estado son cómplices de este flagelo, porque mientras miles nos organizamos y millones salimos a las calles para denunciar esta barbarie; los violentos, los maltratadores, los violadores y femicidas quedan libres y nosotras desprotegidas. Nos quieren hacer creer que el problema es meramente cultural, que la “cultura machista” es una especie de mano invisible que gobierna nuestras cabezas. Que es culpa nuestra y nuestra responsabilidad. Lo que esconden es que la cultura de una sociedad es la cultura que imprimen las clases dominantes y quienes gobiernan e “imparten justicia”. ¿Cómo va a cesar la violencia si por violentar a una  mujer no hay consecuencias? ¿Cómo van a cesar los femicidios si no hay refugios ni planes de vivienda para que las mujeres puedan escapar de las casas de los violentos? ¿Cómo va a aprender un niño o un adolescente a respetar las decisiones de las mujeres sobre su cuerpo y su vida, si no hay educación sexual con perspectiva de género? El Estado y sus funcionarios educan en la impunidad y son quienes perpetúan la violencia machista. Ya salimos a la calle a gritar #NiUnaMenos en dos masivas movilizaciones, hemos parado el país; cada vez son más las mujeres que se atreven a denunciar públicamente estas barbaridades. El dinamismo que ha adquirido el movimiento de mujeres, la masividad que ha alcanzado este grito son históricos. Es momento de apoyarnos en esa fuerza y poder apuntar los cañones contra los responsables políticos de la violencia. Que se sepa que el gobierno del PP, y en su momento el del PSOE, no mueven un dedo para combatir la violencia, sino todo lo contrario.

El 8 de Marzo paramos y marchamos para frenar los femicidios. Paramos para exigir vivienda, trabajo y refugios para las mujeres que sufren violencia y abuso. Paramos para exigirle al gobierno políticas públicas que protejan a las mujeres, la reclusión de los violadores y femicidas y la destitución de los jueces y funcionarios que los amparan.

¡Aborto legal en el hospital! ¡Separación de la Iglesia y el Estado!

El 8 de Marzo paramos y marchamos para exigir aquí y en el mundo, el derecho al aborto libre, legal, seguro  y gratuito en el hospital público. Paramos porque queremos educación sexual laica, científica y feminista. Paramos, porque es imprescindible la separación del Estado y la Iglesia, esa institución misógina y arcaica, enemiga histórica de las mujeres y de todos los explotados y oprimidos. Paramos porque queremos, de una vez por todas, que seamos nosotras las que decidamos sobre nuestro propio cuerpo: ni el Estado, ni la Iglesia. Nosotras.

¡Desmantelamiento ya de las redes de trata y explotación sexual!

La trata de mujeres es el tercer negocio del mundo, luego de las armas y las drogas. Somos vendidas, traficadas, exportadas, secuestradas, convencidas, llevadas de aquí para allá. En una silla en la ruta o en una vidriera lujosa de Holanda, somos expuestas a que un tipo, porque paga,  tenga derecho a hacer lo que quiera con nuestro cuerpo. Una mujer en situación de explotación sexual es sometida a hasta trienta coitos diarios. Una mujer en situación de explotación sexual se vuelve dependiente de las drogas, para soportar el dolor y la humillación. Una mujer en situación de explotación sexual no conoce el placer, es completamente ajena a su sexualidad. Su sexualidad no le pertenece: es del chulo y del “cliente”, de los que son dueños de su cuerpo o lo alquilan por un rato. Esa es la barbarie en la que caen millones de mujeres. Arrastradas por la pobreza, la imposibilidad de estudiar, de trabajar. La falta de perspectivas las lleva a la esclavitud y la esclavitud es la miseria social, económica y personal más absoluta. ¿Y qué hacen los gobiernos a este respecto? El Estado es el primer proxeneta, porque garantiza el traslado y secuestro de las mujeres. Porque es la Policía la que “le cobra la parada” a la mujer prostituida en una esquina. Porque son los mafiosos empresarios amigos de los funcionarios y  beneficiados por estos, los  que regentean los prostíbulos. Pero sobre todo, es el responsable de sumir a las mujeres en la pobreza, de no ofrecerles educación, salud, vivienda y trabajo. Es el responsable de no garantizar un futuro para las mujeres, travestis y trans y de que se vean arrastradas a la explotación sexual. Y es el responsable de que si alguna logra salir de la prostitución, carezca de herramientas para no volver a caer en una red de trata.

El 8 de Marzo paramos y marchamos para exigir el desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual. Paramos para que sean los proxenetas los que tengamos miedo, no las mujeres. Paramos para que todas las mujeres, travestis y trans sean dueñas de su cuerpo y sexualidad y para que tengan plenos derechos humanos, sociales y políticos.

Todas A las calles este 8M, junto a los trabajadores y sus luchas.

No, no queremos vivir en este mundo. No queremos vivir en el mundo que gobiernan sujetos como Rajoy o Trump. No queremos vivir en un mundo donde las mujeres sufrimos la explotación y la opresión de todas las maneras posibles. No queremos cargar en nuestras espaldas con el peso del ajuste y de la crisis económica. No queremos que nuestro destino sea la maternidad indiscutida o la explotación sexual. No queremos que nuestro lugar sea la casa: queremos que nuestro lugar sea el mundo. Queremos tomar las calles, como hicieron millones y millones de mujeres en todas partes del globo tras la asunción del violador y misógino de Trump a la presidencia de la primera potencia mundial. Y queremos dar esa pelea junto a todos los explotados y oprimidos. Eso es lo que hace falta para destruir este mundo capitalista y patriarcal, en el que no se puede vivir, y construir uno nuevo: un mundo donde no haya ningún tipo de opresión y explotación, donde podamos ser dueños todos y todas de nuestro destino.

Las Rojas somos feministas y socialistas. Como tales, nos sentimos parte de todas las batallas del movimiento de mujeres y de nuestra clase, la clase trabajadora. Entendemos que para ganar, es precisa la unión de todos los oprimidos, la solidaridad de todos los grandes movimientos sociales y políticos que pelean contra este monstruo que es capitalismo, ese sistema que garantiza riqueza y poder para unos pocos y la miseria y la violencia para millones.

Este 8 de Marzo paramos y marchamos para que haya trabajo genuino para las mujeres. Paramos para que las mujeres tengamos salario igual por igual tarea que nuestros compañeros. Paramos para acompañar en su lucha a las Kellys en contra de la precarización y explotación y también paramos por sus hermanos, los estibadores.

Paramos para que todos tomen en sus manos las banderas del movimiento de mujeres. Paramos, también, para que el movimiento de mujeres tome las banderas de todos los explotados y oprimidos, de todos los que luchan contra un mismo enemigo.

Paramos para que, como decía Rosa Luxemburgo, podamos vivir en un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y completamente libres. Este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, vamos todas y todos al paro y a las calles.