Archivo de la categoría: Venezuela

Constituyente, relativo fortalecimiento del gobierno y amenazas de Trump de intervención armada

Por Rafael Salinas, para Socialismo o Barbarie, 16/08/2017

La “Asamblea Constituyente” venezolana ha iniciado sus sesiones, confirmando las caracterizaciones y pronósticos más negativos que se hicieron desde la izquierda.

Esta supuesta “Constituyente” se confirma como un Congreso del partido de gobierno, sus funcionarios y su clientela. No hay realmente debates en serio, sino discursos más o menos floridos. Hasta ahora impera el verticalismo, donde todo se vota por unanimidad.

Es un organismo idéntico a los “congresos” de las burocracias sindicales y/o de regímenes stalinistas como el de Cuba, donde, en todo caso, los verdaderos debates (y las intrigas) se desarrollan detrás del escenario… y luego, con el guiso cocinado,  todo el mundo alza la mano en las reuniones públicas.

Pero debe quedar claro que este parecido con esos regímenes burocráticos se limita a la negación de cualquier grado de democracia obrera y popular. Es que esta “Asamblea Constituyente” de ninguna manera está en el rumbo de tomar medidas anticapitalistas, como expropiaciones, nacionalizaciones, control de los trabajadores, ni nada que se le parezca.

Es, en todo sentido, un evento para garantizar la eternidad en el poder, la propiedad e ingresos de la “boliburguesía” en general, y en particular de su partido de gobierno el PSUV, sus funcionarios y sobre todo de sus militares.

Al iniciarse, esta “Asamblea Constituyente” tomó varias medidas que implican asumir un poder prácticamente absoluto,  sin ningún “colchón” ni limitación democrática:

1) La Constituyente de Maduro comenzó decretando que, en principio, duraría dos años. Recordemos que la Constituyente chavista de 1999 sesionó seis meses y además no se atribuyó poderes dictatoriales, como ya lo ha hecho la presente Constituyente.

2) La Constituyente de Maduro, por el contrario, decretó que “todos los organismos del Estado están subordinados a las decisiones de la ANC”. Asume así, la suma del poder público.

3) Asimismo, se realizarían finalmente las elecciones regionales postergadas desde hace largo tiempo y prometidas para octubre… pero sus candidatos deberían tener la aprobación de la Constituyente.

4) Finalmente, para que las cosas queden claras acerca de quiénes mandan, los jefes de las FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) se hicieron presentes ante la Constituyente para ratificar su total apoyo. ¡La burocracia civil y militar hermanada en la “Asamblea”!

Ninguna de esas medidas tiene algo que ver con las necesidades de los trabajadores y sectores populares. Y ni qué hablar de sus derechos democráticos. Todo va dirigido, como señalamos, a asegurar la continuidad del poder y los privilegios de los funcionarios civiles y militares del régimen y de los nuevos sectores patronales asociados a ellos.

Relativo fortalecimiento de Maduro

De conjunto, el escenario también  indica cambios en la situación política, principalmente un relativo fortalecimiento de Maduro y su gobierno. Decimos “relativo” por varios motivos.

En primer lugar, Maduro parece haber ganado fuerzas más por el fracaso y rechazo a las protestas y guarimbas promovidas por derecha, que por la ampliación de un apoyo popular activo y fervoroso a su gobierno. Las movilizaciones “destituyentes” impulsadas por la derecha fracasaron, porque, de conjunto, no lograron superar los marcos sociales de la burguesía y las clases medias “acomodadas”. Como señalamos muchas veces, esto se expresó hasta “geográficamente” en la misma capital. ¡Nunca lograron salir del “Este rico” para extenderse al “Oeste pobre” de Caracas!

Además, aunque en la CNN y otros medios de falsificación, las guarimbas son mostradas como heroicos luchadores, en la realidad sus brutalidades contra gente de color y/o presuntos chavistas, la destrucción de servicios públicos y otras hazañas fascistoides, no les han atraído grandes simpatías en los sectores populares.

Este “desinfle” de la oposición de derecha ya se hizo evidente en los fracasos de la “toma de Caracas” y la “toma de Venezuela”, en los días anteriores a la elección de la Constituyente. Luego, aunque la cifras de votantes fueron escandalosamente “dibujadas”, el desinfle previo de las movilizaciones opositoras dejó en pie a la Constituyente de Maduro.

En segundo lugar, las amenazas de Trump de atacar militarmente a Venezuela –que analizaremos a continuación– también han beneficiado a Maduro, que posa como adalid del antiimperialismo.

Pero es dudoso que el fortalecimiento tenga bases sólidas y duraderas. Lo importante en ese sentido, es que no parece ir acompañado de una salida o, por lo menos, un mejoramiento de la catástrofe económica. Más bien, hay señales de que eso tiende a agravarse, reflejado en un salto gemelo de la inflación y la desvalorización del bolívar.

Dicho de otro modo: si Maduro, su gobierno (y ahora su Constituyente) no logran revertir el curso de desastre social alimentado por una economía en crisis, su fortalecimiento será pasajero.

Una cuestión de fondo es que tanto el gobierno “chavista” como la oposición de derecha hoy probablemente reflejan a dos grandes minorías. Existe otro amplio sector –que en su gran mayoría fue chavista– que no se siente representado por ninguna de esas dos alternativas políticas. Pero este sector no tiene una voz propia, independiente, y a la izquierda del régimen. En esto han influido otros factores, entre ellos las derrotas del movimiento obrero, el desastre de la economía y la industria en especial…

Esto abona una situación difícil, pero en la que pueden existir bases sociales para una alternativa a la izquierda, tanto del gobierno como de la oposición de derecha.

Trump, el mono con navaja de Washington, terminó beneficiando a Maduro

En esta situación de relativo retroceso de la oposición de derecha, Trump interviene a su estilo, como un mono con navaja, amenazando con una intervención militar directa.

En verdad, la intervención imperialista yanqui, como hemos alertado en artículos anteriores, ya está en marcha desde hace tiempo… si es que alguna vez cesó desde que subió el chavismo…

Pero, como señalábamos el año pasado en una “Declaración de la corriente internacional Socialismo o Barbarie” [1], este intervencionismo fue asumiendo otras formas (aunque no menos peligrosas) que el desembarco directo de los “marines” en la playas venezolanas. Así, alertábamos sobre el papel de la OEA (Organización de Estados Americanos), el “Ministerio de Colonias de EEUU”, que había iniciado una embestida intervencionista. Washington opera como titiritero detrás del escenario de la OEA, pero la cara la ponen sus títeres latinoamericanos, entre ellos los gobiernos de Argentina, Brasil y Colombia…

Por supuesto, el operativo intervencionista de la OEA podría llegar, en última instancia, a legitimar formas de intervención armada que ya se esbozan, como la presencia de “paracos” colombianos operando en Estados venezolanos fronterizos y, también, el apoyo a la militarización de las “guarimbas” en Caracas y otras ciudades. Simultáneamente, se hace todo eso con el cuidado de evitar una exposición demasiado escandalosa de EEUU… y muchísimo menos su intervención militar directa.

¡Y ahora, repentinamente, Trump destapa la olla anunciando que los “marines” van a desembarcar en Venezuela, porque además, convenientemente, “no está lejos de EEUU”!

Un corresponsal residente en Venezuela, rabioso anti-chavista, sintetizó así las consecuencias de este desafortunado “trumpism”:

“La sorprendente ocurrencia del presidente estadounidense llega en medio de la crisis con Corea del Norte y tras la petición [de Maduro] de mantener una conversación privada entre ambos mandatarios, realizada el jueves por el «hijo de Chávez» ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Justo cuando Maduro se enfrenta al mayor repudio internacional en 18 años de chavismo…

“Trump consiguió sorprender de esta forma a su propio gobierno, contradiciendo a su asesor de Seguridad Nacional. «Con sus declaraciones impertinentes, Trump hace muy improbable que países de América latina y Europa trabajen con Estados Unidos sobre Venezuela», resumió el analista internacional Mariano de Alba, residente en Washington.

“De hecho, el mayor repunte de popularidad de Maduro en los últimos años se produjo cuando el gobierno de Barack Obama declaró a Venezuela una «amenaza» contra su seguridad. El gobierno bolivariano lo aprovechó al máximo, atizando su propaganda, incluso movilizando a sus seguidores…”[2]

Ahora este mecanismo volvió a repetirse, con el agravante para Trump que probablemente ha sido de consecuencias nacionales e internacionales mayores que los antiguos roces con Obama.

……..

1.- “¡Fuera la OEA de Venezuela! – ¡No a la intervención del Ministerio de Colonias de EEUU!”, SoB Nº 382 02/06/2016.

2.- Daniel Lozano, “Trump también amenaza a Maduro y no descarta una acción militar”, La Nación, 12/08/2017.

Anuncios

la falsa “Constituyente” de Maduro

Por Zoila Mara, Socialismo o Barbarie, desde Caracas 30/07/2017

Los trabajadores y el pueblo no votaron masivamente… pero también fracasaron los llamados de la oposición de derecha a movilizarse

Seguimos entre la espada (la derecha respaldada por Trump) y la pared (el gobierno de Maduro y sus militares-banqueros[1])

Los trabajadores y el pueblo no fueron a votar masivamente en la falsa Constituyente de Maduro.  No había colas en los centros de votación,  ni en los barrios populares de la capital ni del interior del país.[2]

Nosotros vimos varios centros, en Guaicaipuro, sector muy popular que tradicionalmente votaba por Chávez. Ahora había poquísima gente.

En la urbanización vecina, donde votan amigos, tampoco había gente. Se votaba en menos de 15 minutos cuando siempre hay que hacer largas colas de dos o más horas para llegar a votar. En vida de Chávez, la gente del barrio y mis amigos pasaban el día entero en una cola para votar.

La centros de votación estaban vacíos… ¡¡y eso que los empleados públicos y los beneficiarios de las “misiones” y de las bolsas de comida del CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) fueron presionados para votar!! Se los amenazó con retirarles esos beneficios, sin los cuales pasarían hambre…

También hicimos contactos vía SMS con varios militantes chavistas. Los centros de votación de ellos también estaban prácticamente vacíos.

En algunas mesas de votación había afluencia. Son pueblos y ciudades donde los electores reconocen a los candidatos como dirigentes chavistas honestos, que prestan atención a los habitantes.

El domingo 30, en Caracas no había ningún negocio abierto. El sábado, la gente hizo enormes colas para comprar comida. Además, el gobierno decretó ley seca. Fue prohibida venta de alcohol desde hace tres días. Hoy unos cohetes oficiales despiertan a todos  de 5 a 5 y media de la mañana, para que vayan a votar.

El gobierno también montó un centro de votación de contingencia, en un gran estadio, el Poliedro, para los chavistas que habitan en el Este de la ciudad – la zona más rica– porque pueden ser agredidos en sus centros de votación por bandas y guarimbas de la MUD[2].

Era lógico que los trabajadores y el pueblo no se desplazaran masivamente por varias razones: Sabían que sus votos no cambiarían el resultado final, no había alternativa a los candidatos del PSUV. Tampoco se sabía mucho cómo votar nulo. Sabían que el gobierno ganaría de cualquier manera. Además, los electores en las grandes ciudades no  conocen a los candidatos, salvo las dos o tres personalidades mediáticas chavistas de la lista territorial.

Otra razón –fundamental– es el descontento. Es que ha habido un aumento exponencial de la inflación en estas dos semanas pasadas. El dólar  del mercado negro subió de 8  mil a 10 mil bolívares, y los comerciantes pegan sus precios al dólar negro. Así todos los productos, hasta los más necesarios, como alimentos y medicinas, han aumentando en las mismas proporciones.

En estos últimos  días laborables  los bancos no pudieron pagar ni siquiera las pensiones que tocaban  a los jubilados. Es que no tenían dinero en efectivo, por la enorme cantidad de billetes que la hiperinflación  necesita.

En todo caso, la cifra de más de 8 millones de votantes en el Constituyente, que anuncia oficialmente el gobierno es una mentira evidente. Pero aclaremos que es una mentira tan escandalosa como los supuestos 7.200.000 votos del plebiscito que realizó la MUD, la oposición de derecha, dos semanas antes, el domingo 16 de julio…

Este panorama de la débil concurrencia a votar en la Constituyente de Maduro, lo ratifican muchos otros testimonios, incluso en las filas originarias del chavismo… de Chávez. Así, el conocido sitio Aporrea, en su artículo “Centros electorales casi vacíos en el centro de Caracas” (30/07/201 – 05:08 pm) hace un amplia recorrida de lugares de la capital, donde la votación solía ser multitudinaria en otras épocas, a saber, en los tiempos de Chávez.

Aporrea sintetiza el panorama electoral con dos frases: 1) “En el recorrido emprendido en horas del mediodía se pudo percibir la poca afluencia en los centros de votación visitados…”

La otra frase no tiene menos importancia: 2) “Otro elemento llamativo –dice Aporrea– fue la ubicación de ‘puntos rojos’ donde se podía apreciar a la maquinaria electoral de los partidos oficialistas desarrollando un proceso de ‘registro’ del Carnet de la Patria. Una electora (que pidió no ser identificada) expresaba: «Yo voté y luego me registré, creo que es para verificar que vinimos a votar, hay mucha presión, sobre todo desde los CLAP. A mí me dijeron que si no votaba eso, iba a repercutir negativamente en el CLAP.»”

Aclaremos que el “Carnet de la Patria” es un nuevo DNI electrónico que regulará la compra de alimentos y artículos de primera necesidad… es decir, el acceso a la comida… claro que para los trabajadores y los pobres que no se manejan con dólares… Los ricos –sean escuálidos o chavistas de la “boliburguesía”– están por encima de esos detalles…

Pero lo importante en esta pintura de Aporrea es que las serias presiones en relación al abastecimiento, que se hicieron sobre los sectores, los empleados públicos no dieron grandes resultados, evidentemente.

A la derecha no le fue mejor…

Pero, del lado de la derecha –la MUD– están analizando  lo que consideran como una derrota. En la semana que precedió a la votación de la Constituyente, anunciaron la “Toma de Caracas”, primero, y la “Toma de Venezuela”, después, al convocar a dos jornadas de “paros cívicos” y manifestaciones el jueves 27 y el viernes 28 de las semana pasada. Esto parecía el prologo a la rápida caída de Maduro…

Pero tanto  las acciones de calle, manifestaciones y guarimbas, como eso dos días de “paro” –en verdad, cierres patronales de empresas y negocios– fueron los más débiles en mucho tiempo… Deberían haber sido la culminación de estos meses de manifestaciones y guarimbas… y fue como si, el globo se desinflase…

Esto generó un clima de desánimo. Luego, la derecha reconoció que “Caracas no respondió”. Hemos escuchado a gente de la derecha, en estallidos de desprecio hacia los sectores populares: “la gente se vende por una bolsa comida”, es lo que dicen.

En el día de las elecciones, el domingo 30, siguieron haciendo eje en las guarimbas, en la denuncia de la represión de la Guarda Nacional, la policía etc., pero, curiosamente, no en la enorme abstención. Para ellos, la abstención cuenta siempre muy poco.

Ni la Constituyente fraudulenta de Maduro ni la oposición “escuálida”. Por una salida independiente obrera y popular

Es una curiosa y compleja situación. La escasa concurrencia a votar en la Constituyente le quita legitimidad. Pero eso no detiene a Maduro y su equipo. Claro que, para seguir adelante, debieron apelar al procedimiento de falsificar el número de votantes, pero en número tan escandaloso que salta a la vista.

Pueden hacerlo porque, simultáneamente, la oposición de derecha demostró en los días previos un “desinfle” notable, agravado por haber anunciado –con la “Toma de Venezuela”– un apocalipsis que no fue. Y esa retracción popular no se reemplaza con “guarimbas” (que generan rechazo por su creciente agresividad) ni con el apoyo de Trump y sus “medidas de castigo”… que de rebote van a potenciar el antiimperialismo… y van a dar a Maduro un perfil “patriótico” que ya venía también desgastado.

¿Por qué se da este contradictorio cuadro? La respuesta es simple y, a la vez, compleja. Políticamente, el escenario aparece polarizado por el gobierno chavista, por un lado, y la oposición derechista de la MUD, por el otro. Pero eso no agota el cuadro. En el medio, existen sectores de masas relativamente amplios que no están –por lo menos firmemente– ni con unos ni con otros. Esto se ha esbozado o manifestado muchas veces, pero nunca con una expresión política propiaindependiente (ni menos aun de izquierda).

El desafío de la izquierda revolucionaria y (realmente) socialista es cómo construir una nueva alternativa independiente, que rompa con la nefasta opción entre la burguesía tradicional y sus políticos opositores, como Capriles, López & Cía., y el gobierno de Maduro y su pandilla de nuevos ricos.

Imágenes de los centros de votación vacíos:

Centro de votación Fray Luis de León, Av. Fuerzas Armadas

Centro de votación Los Bomberos, Av. Lecuna

Centro de Votación Luis Razzeti, Casco Central

Centro Electoral Independencia Parroquia Santa Rosa

Punto Rojo frente a Los Bomberos

Punto Rojo frente al Independencia

…………………….

1.- El primer gran ejemplo es Diosdado Cabello, la mano dura del régimen, que sería accionista de cinco bancos. Eso explicaría el laxismo del gobierno con los bancos privados que aprovechan y estimulan la gran inflación de Venezuela, operando negociados con el control de cambios. Entre esos bancos está el que es directamente de los militares, el Banfanb (Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: http://www.banfanb.com.ve/ )

2.- MUD, “Mesa de la Unidad Democrática”, que agrupa a la oposición de derecha.


Rechazar los ataques de Trump, la Unión Europea y sus lacayos latinoamericanos

El imperialismo yanqui, hoy dirigido por Trump, pretende aprovechar esta crisis para golpear en Venezuela en apoyo a sus antiguos servidores, la tradicional burguesía de las “31 familias”, encabezada políticamente por los Capriles. Por eso, está proponiendo una serie de medidas intervencionistas. En esto cuenta con el apoyo de los nuevos gobiernos de derecha, como Temer y Macri, y de otros personajes, como el masacrador que ocupa el sillón presidencial en México y hasta del gobierno del “frente Amplio” en Uruguay.

¡¡Frente a esta situación llamamos al rechazo absoluto e incondicional de cualquier medida que tome el imperialismo!!

¡Sobre esto, no puede haber confusión ni pretexto alguno! No apoyamos a Maduro y su política, que estimamos nefasta, entre otros motivos por facilitar al imperialismo yanqui justificaciones para intervenir!

Pero cualquier medida que tomen Trump (y la Unión Europea) contra Venezuela no será para defender ni la “libertad” ni la “democracia”. ¡Será para restablecer en Venezuela su dominio colonialista!