Archivo de la categoría: Estado español

Sostener a Rajoy nunca, apoyar a Sánchez jamás

Moción de censura y nuevo gobierno del PSOE

Sostener a Rajoy nunca, apoyar a Sánchez jamás

Carla Tog, Barcelona, domingo 10 de junio del 2018 

La primera reacción y sensación instantánea apenas conocidas las duras sentencias del caso Gürtel, fue la de pensar en voz alta que Rajoy se iba a ir y se tenía que ir. Claro está, que la retirada de Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa tras la convulsa salida de Mariano Rajoy por la moción de censura presentada por el PSOE, no ha sido producto directo de la lucha de clases. Más bien, se revela como una expresión distorsionada de la inestabilidad y crisis político-institucional no resuelta en España, del cuestionamiento al Régimen del 78 y de la histórica y abierta crisis con Catalunya que ha puesto sobre la mesa en los últimos años la cuestión de la autodeterminación del pueblo catalán.

Esta situación ya se advertía de manera intuitiva un año atrás, cuando Rajoy salvaba los muebles ante la cloaca de corrupción destapada involucrando al PP de arriba abajo y lograba, muy sobre el límite, sortear  la moción de censura presentada por Podemos, pero que dejó al PP en crisis y a su gobierno en minoría y muy debilitado y termina “cayendo” y siendo “reemplazado” por intermedio de los mecanismos del Régimen. En este contexto, la caída de Rajoy, aunque mediada, no deja de ser muy progresiva y desde este punto de vista se muestra como efecto distorsionado de todo el proceso político de crisis y lucha de clases y de la incapacidad de Rajoy de dar una solución “coherente”, “consensuada”, a los problemas globales y sobre todo al problema catalán.

En este marco es que opera la justicia (burguesa) como factor relativamente “independiente” del desarrollo específico de la coyuntura, que de manera “insospechada” aparece para inclinar la balanza creando las condiciones para el relevo de Rajoy. Las duras sentencias en el caso Gürtel, ya en la mira judicial desde hace tiempo, no se deben al justo accionar de la justicia que es buena y eficaz (basta con ver sino los casos de La Manada, Altsasu, los presos catalanes, el 155, Valtonyk, por ejemplo), sino más bien respondiendo a la preocupación más estratégica y de fondo de la legitimación del régimen político ante la acumulación de crisis y corrupción. De manera contradictoria, este elemento burgués de “auto reforma” o “saneamiento” del Régimen por las propias instituciones del mismo termina siendo el vector por el cual se decanta la caída de Rajoy.

El Gobierno de Sánchez: Formas distintas para más de lo mismo 

Ahora bien, el hecho satisfactorio de que Rajoy y el PP hayan sido removidos del poder por corruptos, en las circunstancias y contexto señalados anteriormente, no quiere decir que el nuevo gobierno de Sánchez sea “progresivo” y que lleve a cabo reformas de fondo o a largo plazo.

Desde el punto de vista estructural, el nuevo gobierno del PSOE es muy parecido al que se fue de Rajoy. Son parte del histórico bipartidismo en crisis y asume con una agenda similar de sumisión total a los dictados de la UE, a favor de los recortes y el ajuste y en contra del derecho de autodeterminación de Catalunya. Pero el PSOE recurre a formas y gestos menos brutales que los de Rajoy de diálogo, mediación y negociación, haciendo concesiones cosméticas, superficiales y más “consensuales” para una política casi similar, de mantener por encima de todo el régimen heredero de Franco. La formación de su gobierno lo confirma, con un gabinete de derecha que, por más que lo adornen con rostro de mujer, juró ante el rey seguir dentro del marco de los preceptos del reino de España.

Lamentablemente, una vez más, hay que dedicarle unas palabras a Podemos y a su nefasta y capituladora política de adaptación al juego parlamentario, de mano tendida al PSOE y de sostén del Régimen que ahora paga y llora ante los hechos consumados de la formación de un nuevo gobierno monocolor que contó con su apoyo, el de los vascos y los catalanes. En todo caso y en última instancia, otra vez se confirma que Podemos,  su política y su accionar, no configura una perspectiva  independiente para los trabajadores, las mujeres y la juventud, sino más bien es cada vez más un vector del posibilismo y la gobernabilidad.

Sánchez necesitará paciencia y capacidad de acotar un terreno de juego meramente simbólico, sin tocar nada de lo fundamental. No es el mejor espacio para un gobierno. Menos aun cuando el propio Sánchez, el caudillo regenerador, va a ver sometido a su propio partido a un calvario judicial como aquél por el que ha pasado el PP. ¿Hasta dónde estará dispuesto Sánchez a llegar para satisfacer a sus socios de moción? En juego estarán los presupuestos aprobados bajo el Gobierno de Rajoy, las pensiones y, por supuesto, el otro gran reto del nuevo Gobierno socialista está en gestionar la situación catalana. Se trata de no poner en cuestión la unidad nacional, pero también de dar alguna “satisfacción” formal a unas demandas nacionalistas abiertamente independentistas. Habrá que ver si los gestos simbólicos o puramente políticos son suficientes. Todo esto acontece en una realidad marcada por los estragos de la crisis económica que sigue su curso y donde el hartazgo y descontento social están a la orden del día.

Ninguna confianza en el gobierno de Sánchez

Todo el apoyo a las luchas en curso

Apoyo incondicional al derecho de autodeterminación del pueblo catalán

No a la política de ajuste y recortes

Por la construcción de una alternativa independiente y de clase de los trabajadores, las mujeres y la juventud

Anuncios

38 días de encierro migrante por papeles y derechos para todos.

Por SoB Estado Español, SoB, 7/6/18

38 DIAS DE ENCIERRO MIGRANTE BAJO EL LEMA: “EL RACISMO NOS ENCIERRA”

Las Rojas estamos participando de este encierro desde hace más de un mes. La medida de lucha al día de hoy va adquiriendo fuerza gracias a todos los sectores que se han sumado, así como también a las numerosas organizaciones que adhieren y apoyan la medida con su vuelco cotidiano.

Tras un acuerdo mínimo sobre 11 consignas, las plataformas de Papeles para todos y las trabajadoras del hogar impulsaron, junto a numerosos activistas y colectivos, la medida que se sostiene hasta hoy con dinámicas de asambleas periódicas y que se ha sostenido con el trabajo conjunto a través de la conformación de comisiones. A través de éstas se llevan a cabo trabajos más específicos. La Tancada (Encierro en catalán) cuenta con una comisión negociadora, una de contenidos, otra de prensa, una de actividades y una última de logística. En un primer momento, se trató de presionar a los diferentes funcionarios de la Municipalidad, la Generalitat y el gobierno central a ceder sobre nuestro pliego de exigencias.

Este tipo de acciones se llevaron a cabo con una presión simultánea en la calle y con movilización. Así se han sucedido varios encuentros, de los cuales sólo se ha emitido una resolución de la Municipalidad, que al momento no atiende a nuestras demandas.

Los informes de la comisión son claros, no hay voluntad política de parte de ninguna de las administraciones a modificar una coma sobre las ordenanzas que obstaculizan el normal desenvolvimiento de la regularización de migrantes en el territorio. Las dificultades para obtener un arraigo social, de acceder a planes de formación ocupacional, de acceder a albergues, de acceder al preciado contrato de trabajo de 40 horas, de despenalizar la venta ambulante, etc.

Por todo esto, en la marcha masiva el pasado 27 M cristalizó el proceso de lucha de miles de migrantes que nos vemos afectados por esta situación. Árabes, africanos, indios, americanos, europeos, nos sumamos de conjunto en esta marcha por el derecho a una vida digna.

UNA NUEVA ETAPA

Tras la marcha del día 27M que, superando las expectativas, nos movilizamos alrededor de 3.000 compañeros, se nos plantean nuevas perspectivas y desafíos de cara a la continuidad. Sin duda El Encierro se ha convertido y se convierte cada vez más en un hecho político de gran importancia. Eso es así por su duración, por la cantidad de gente que se involucra en el mismo, por su extensión geográfica no sólo en la calidad de nuevos encierros sino de movilizaciones de solidaridad que le están dando un carácter nacional, por su aparición mediática, etc.

Esto ha tenido una primera consecuencia que es modificar la táctica de las administraciones con respecto al Encierro. En el 2001 no, pero en todos los encierros posteriores (2004, 2005 y otros) la táctica de las diferentes administraciones (que suelen actuar de común acuerdo) era la de minimizar El Encierro, aislarlo y procurar que pasase desapercibido para derrotarle por cansancio o porque las personas involucradas lo considerasen una lucha inútil y sin futuro.

Esta vez no es así. Después de los momentos iniciales de duda, la política de las administraciones es otra. Cada vez más reconocen el Encierro y quieren aparecer ante él con una actitud de negociación, difícil pero comprensiva, sin muchos noes, pero con escasísimos síes y todos colaterales al centro de nuestras reivindicaciones. Incluso esa actitud puede estar modificándose hacia un reconocimiento mayor, como lo indican los deseos de visita de Ada Colau y Quim Torra, que buscan sin duda aumentar su prestigio personal en su visita al Encierro, aunque en la negociación no acuerden nada trascendental.

Tras la manifestación El Encierro ha culminado una etapa y debe abrir otra. Ha culminado la etapa de su consolidación, no sólo porque se ha mantenido sino porque ha demostrado que se puede llevar a cabo una dura lucha contra el racismo y la Ley de Extranjería, que se los puede poner en cuestión ante toda la opinión pública y que no son inalterables ni imposibles de derrotar.

En esta nueva etapa hay indicios importantes de que El Encierro adquiera un carácter estatal; que la protesta y en concreto los encierros se extiendan a Lleida (como ya está previsto), a Girona, a Madrid, a Zaragoza, a Asturias. Ello reclama además del mantenimiento del Encierro (que hoy por hoy es una de las claves del triunfo) un llamamiento concreto desde la Massana a que se produzcan encierros en todas partes en la medida de sus posibilidades y con sus propias peculiaridades, pero con el eje común de derrocar la Ley de Extranjería.

El carácter estatal del Encierro viene dado también porque enfoquemos claramente al enemigo central: el gobierno del Estado, el que tiene todas las competencias, el que puede derogar el reglamento de la Ley (que es donde se fija la obligación del contrato), el que puede modificar las condiciones de acceso a la nacionalidad, el que puede derogar el decreto que fija el régimen especial para las empleadas de hogar, el que podría cambiar la legislación sobre la venta ambulante, etc. Y hasta ahora, nuestro fuego no ha estado orientado esencialmente contra ese enemigo.

El Encierro ha adquirido una dinámica propia convirtiéndose en un potente y claro foco de propaganda y lucha antirracista. Pero a la par, no se ha logrado todavía que un sector importante del vecindario en su mayoría migrantes, vea al Encierro con la importancia debida. Aún no cree que pueda cambiar ni mejorar sus vidas concretas. Esta falta de involucración de sectores importantes de la población inmigrada no se soluciona sólo con llamamientos o convocatorias en las que se les repite la importancia del Encierro, sino con actividades que les puedan atraer al mismo y con una preocupación constante por ello. Por ejemplo, encarar las actividades cotidianas, la realización de determinados tramites de extranjería o la consulta sobre los mismos y la realización de actividades como los cursos de alfabetización o preparatorios de los exámenes de nacionalidad; todo ello orientado a la población migrante que nos es más cercana geográficamente.

En esta etapa de extensión estatal es necesario un acto central en perspectiva. Algo así como un encuentro estatal de las luchas y los encierros contra el racismo y la Ley de Extranjería. Necesitamos convocarnos en un gran acto que muestre su fuerza y que sea a su vez la catapulta hacia nuevas acciones. Iniciar esta campaña es una tarea inmediata porque tenemos que aprovechar los éxitos que ya llevamos cosechados.

Hay que garantizar delegaciones a los lugares donde se han producido acciones de solidaridad para profundizar la lucha. Es urgente el llamamiento formal y mediático a la extensión de los encierros y que se oriente nuestra fuerza contra el gobierno central.

Desde SoB y Las Rojas nos jugamos por poner nuestros esfuerzos en esta perspectiva que no sólo visibilice a la población migrante sino que la empodere para arrancarle al Estado central todos sus derechos.

UNA EXPERIENCIA FEMINISTA EN EL ENCIERRO

Las mujeres migradas y refugiadas hicieron un llamado a una asamblea abierta y apoyo al Encierro por parte de los colectivos feministas de Barcelona. La respuesta a la convocatoria en la asamblea del 2 de mayo fue masiva, contó con una asistencia de cerca de 200 mujeres. Abrazando la problemática de cientos de miles de mujeres racializadas migrantes. Con esta respuesta el incipiente movimiento de mujeres dio un paso cualitativo en su construcción. La solidaridad se hizo presente en días posteriores y las compañeras se encerraron también por la causa migrante, reflejando una sensibilidad profunda con la situación de las compañeras y su voluntad de sumarse a la lucha de esta porción de la población marginalizada.

Las mujeres pusieron en común sus experiencias y hablaron sobre las dificultades que atraviesan para la obtención de papeles y el acceso al empleo. Reflejaron la violencia con la que son tratadas a nivel institucional y policial y cómo esta situación las reduce, vulnerabilizando su situación y la de sus hijos. Cientos de miles de niños también se ven discriminados por el sistema educativo, no tienen acceso a la salud e incluso hay un porcentaje que carece completamente de nacionalidad debido a que han nacido en trayectos migratorios y dependen de la regularización de sus padres. Estos niños son completamente obviados por el sistema y están creciendo en un mundo que niega su existencia en todos los aspectos.

En este marco, las más jóvenes pudieron conocer y con mucha sorpresa los duros condicionamientos que se nos imponen a las migrantes y refugiadas para la obtención de papeles, empadronamiento y nacionalidad.

Así, en la asamblea se debatió sobre la autodefensa y se organizaron comisiones de debate sobre las posibilidades de darle continuidad al movimiento a corto, mediano y largo plazo. Entre otras varias acciones se decidió el apoyo permanente al Encierro y se gestionó una agenda de asambleas y movilizaciones a las distintas delegaciones de migración de la ciudad para las semanas venideras. Se acordó la constitución de una plataforma comunicativa que nos permita gestionar las alertas, la información común, una red de apoyo y un medio para autoconvocarnos en asambleas periódicas. Estar preparadas ante cualquier caso que nos requiera movilizadas y en las calles.

Saludamos con mucho entusiasmo esta nueva alianza en construcción que implica nuevos desafíos para este movimiento de mujeres de cara a plantarse contra la violencia institucional que tiene a muchas mujeres migrantes sumidas en la pobreza, en la dependencia económica, que no les permite el acceso a un trabajo digno y que ningunea sus derechos. Este nuevo movimiento emerge de un activismo de base que se ha comprometido llevar los mandatos de la asamblea a los diferentes colectivos de mujeres y jóvenes para continuar dando esta pelea de conjunto con acciones concretas y dando los debates necesarios en torno al feminismo y la migración. Efectivamente, en la experiencia del Encierro se está gestando una reflexión profunda sobre el rol del feminismo en la sociedad pero sobretodo pone de manifiesto su fuerza de intervención en el seno de los movimientos sociales. Las mujeres están tomando en sus manos las luchas de los oprimidos del capitalismo porque no queremos seguir siendo sobreexplotadas, ni comercializadas ni coaccionadas por vivir confinadas en la marginalidad que este sistema nos asigna al ser mujeres.

Seguiremos en pie de lucha junto a las mujeres y los migrantes porque ningún ser humano es ilegal y ¡viva la lucha feminista!