Argentina: Huelga histórica con fuerte presencia de la izquierda. Destacada presencia del nuevo Mas en los piquetes.

Editorial de Socialismo o Barbarie número 284 (períodico semanal del nuevo Mas, partido integrante de la corriente SoB),

En el momento que estamos cerrando esta edición todavía está en desarrollo un paro general histórico en nuestro país, de ahí que el balance que colocamos aquí sólo pueda ser provisorio a ser enriquecido con una evaluación más de conjunto.

“Facundo Moyano [hijo de Hugo Moyano, principal dirigente de la CGT] repudió los piquetes que estaban realizando militantes de izquierda en el marco del paro [huelga] convocado por el sindicalismo opositor, al destacar que esas protestas son ‘ilegitimas’ y ‘terminan manchando’ la huelga”. (TN, 10 de abril)

Con el transporte completamente paralizado, las rutas y avenidas a lo largo y ancho de la Argentina lucían esta mañana completamente desiertas. Se trata de la contundencia de un paro al cual han contribuido también los piquetes organizados por la izquierda: piquetes de la amplia vanguardia exitosos en toda la extensión nacional colocándole el condimento “activo” a la jornada (y en los que se observó una fuerte presencia del PO, el PTS y de nuestro partido).

En cualquier caso, la contundencia del paro muestra un salto cualitativo en la bronca y experiencia de los trabajadores con el gobierno de Cristina; un fin de ciclo en el cual está en curso una pelea alrededor de lo que viene después de los k, de ahí el nerviosismo de unos dirigentes que trabajan para distintas alternativas, todas patronales, y que le huyen como la peste a toda posibilidad de desborde desde las bases.   

Ya el paro general de año y medio atrás (el 20 N) había mostrado una bronca creciente contra el gobierno y la disposición a manifestarla de amplísimos sectores de la clase obrera. Y se puede decir que la de hoy es una jornada cualitativa: una bronca mucho mayor, un paro de transportes total y una participación de la izquierda significativa, participación que con los piquetes realizados en puntos neurálgicos de todo el país le dio un carácter más activo a la jornada.

En total, se trata de un paro general categóricamente más fuerte que el propio 20 N y dónde la burocracia oficialista de la CGT Caló y la CTA Yasky quedaron como pintadas, en ridículo: a pesar de ellas y de toda la acción del gobierno contra la huelga, la misma se está desarrollando masivamente como si no existieran.

 El gobierno a la defensiva

Junto con la contundencia del paro, lo segundo a subrayar es que el gobierno ha quedado a la defensiva frente a la medida de fuerza y los mismos piquetes de la izquierda. Esto se puede observar en como el oficialismo no se pudo jugarse a romper los piquetes realizados en Henry Ford y Panamericana, en el Puente Pueyrredón, la autopista del Oeste y otros puntos neurálgicos del país. Si el gobierno se hubiera sentido fuerte se habría jugado a “quebrarlos”; pero, justamente, la realidad es que se ha mostrado debilitado frente a la huelga.

Esto ya se venía venir desde ayer miércoles 9 cuando las declaraciones de Cristina buscaron ser “conciliadoras” señalando que “no iba a cuestionar el derecho de huelga”; que hacer huelgas “está muy bien”. Esto fue concomitante con las declaraciones dejadas trascender desde el gobierno de que no habría “operativos especiales” en relación a los piquetes.

Es verdad que en Panamericana y Henry Ford (el corte más importante en todo el país, en el centro neurálgico del proletariado industrial de la Argentina) hubo algunos forcejeos, que la Gendarmería hirió a un compañero de Kronberg y que detuvo a uno de Donneley. Pero, en definitiva, la cosa no pasó a mayores y el gobierno no se jugó realmente a desalojar el corte. Tampoco hizo lo propio en el puente Pueyrredón (el segundo corte en importancia), o la autopista del Oeste (el tercero), ni en los demás cortes en todo el país donde más allá de incidentes menores no hubo problemas de importancia.

La base de esta situación defensiva del gobierno frente a los piquetes es el parazo que se está realizando hoy: una jornada histórica. El paro de transportes es casi total; sólo los taxis funcionan en la Capital Federal. En el movimiento obrero industrial hay un sinnúmero de fábricas paradas, algunas de ellas casos ejemplares como las 48 horas de huelga en FATE. Pero en muchas otras fábricas también se ha parado. E, incluso, ha habido casos como el de la FORD (el SMATA no llamó al paro) dónde se dio una suerte de “asueto” a los compañeros con diversas excusas (que el comedor no iba a funcionar y cosas así). Lo mismo ha sido el caso de parte importante de las autopartistas mecánicas y metalúrgicas dependientes de ella, así como otro conjunto de ejemplos en todo el país que todavía a estas horas es complejo tener una radiografía en su totalidad.

Los docentes pararon masivamente a lo largo y ancho de la Argentina. También así los estatales, los camioneros, portuarios, los trabajadores de aeropuertos y líneas aéreas, los gastronómicos, judiciales, y un larguísimo etcétera. De entre esta larga lista hay que destacar, además, la línea ex Sarmiento del ferrocarril Roca, entre otras que también fueron paradas por la Fraternidad.

Es decir: se trató de un paro general con una enorme masividad, que abarcó prácticamente la totalidad de los trabajadores del país sean de los sindicatos que sean (oficialistas u opositores), que contó con un paro histórico del transporte, y dónde la acción de la izquierda logró teñir la jornada instalando el planteo del paro activo y la necesidad de la continuidad de la pelea mediante un plan de lucha.

Moyano, Barrionuevo y el papel de la izquierda

Esto nos lleva a la incomodidad de Moyano, Barrionuevo y Micheli con la izquierda, los que llamaron a un paro pasivo, dominguero, y al cual la izquierda clasista la “copó la parada” logrando hacer cortes masivos en varios puntos neurálgicos del país y que tuvieron amplia cobertura mediática.

Desde el principio Moyano había dicho que quería un paro “como los antiguos, dónde no se moviera un alfiler”. Esto quería decir un paro total. Pero también un paro pasivo, dominguero, dónde no hubiera nada que amenace desbordar su control sobre la medida de fuerza, que le metiera una presión activa alrededor de la continuidad de la lucha. Esta misma mañana temprano Facundo Moyano salió a intentar deslegitimar los piquetes de la izquierda señalando que “no son parte del derecho de huelga”… Incluso coincidió en cierta forma con Capitanich, que para restarle contundencia al paro, habló de “gran piquetazo nacional”.

Es verdad que la inmensa mayoría de los trabajadores se quedó en su casa como forma de manifestación de su bronca con el gobierno y contra el brutal ajuste económico que está descargando. Pero al mismo tiempo Moyano, Barrionuevo y Micheli fracasaron parcialmente en lograr que la medida fuera sólo dominguera: no hubo de otra cosa de la que se hablara más a lo largo de la mañana que de los piquetes que realizó la izquierda desbordándolos y que tiñeron la jornada con un elemento activo de importancia.

Esto es lo que nos lleva al papel de la izquierda en la jornada del paro general. El “Encuentro Sindical Combativo” que integramos junto con el compañero Pollo Sobrero, el PTS, nuestro partido, el Perro Santillan, IS y otras organizaciones, tuvo gran presencia en los cortes más significativos. También los compañeros del plenario del SUTNA San Fernando, fábrica que debe haber realizado la huelga más importante de este paro general. No sabemos a estas horas el caso exacto de qué pasó en Kraft. Pero recordemos que estas dos grandes fábricas dirigidas por la izquierda no pudieron parar en oportunidad del 20 N. Ahora si pararon, al menos esto ha sido así en el caso de FATE, entre otras. Hubo un cambio cualitativo vinculado no solamente a una mayor presencia de la militancia obrera y estudiantil en los cortes, sino en la cantidad de lugares de trabajo dónde la izquierda incidió para que paralizaran sus tareas desmintiendo la denuncia de la burocracia acerca de su supuesta “falta de representatividad”, representatividad que, a todas luches, viene en ascenso, si bien aun  no se expresa en la dirección de algún sindicato nacional.

Vamos por un paro activo de 36 horas

Por anticipado ya Moyano había señalado que no iba a convocar inmediatamente a otra medida de lucha, que quería darle “tiempo” al gobierno para que los citara a dialogar… La verdad es que nadie espera que el gobierno convoque a la CGT opositora; más bien trató de ir cerrando todos los acuerdos paritarios posibles con las conducciones afines (y también de las otras) por cifras menores al 30%, aunque después de lo logrado por los docentes en la provincia de Buenos Aires, en algunos casos tuvo que convalidar acuerdos que se acercan a esa cifra.

De todas maneras si el gobierno quedó a la defensiva frente a la medida de fuerza, nadie espera retroceda frente a un ajuste que es apoyado por una Santa Alianza de toda la patronal y la oposición política. Oposición política que es a la que responden, en definitiva, Moyano, Barrionuevo y el propio Micheli.

En realidad, no es que Moyano espere ser recibido por el gobierno, sino que se trata de una táctica dilatoria con la excusa del “diálogo” de manera tal de administrar la lucha; no salir a convocar un paro de 36 horas que podría expresar una radicalización mucho mayor que la jornada histórica de hoy; que podría hacer, incluso, que masivamente y no sólo una vanguardia, tomara en sus manos el carácter activo de la lucha desbordando los estrechos marcos de los cuerpos orgánicos sindicales.

Pero de esto se trata, justamente, la acción de la izquierda y de las fuerzas que estamos mancomunadas en el Encuentro Sindical Combativo: de pelear porque la lucha vaya más allá, porque se ponga en marcha un verdadero plan de lucha que desemboque en un paro general activo de 36 horas convocando a los efectos de esta batalla a un nuevo encuentro como el de Atlanta durante las próximas semanas, pero que sea más masivo todavía y nos prepare para desarrollar en común esta pelea por la continuidad del paro general.

La presencia de nuestro partido

En este recuadro queremos destacar la participación de nuestro partido en los cortes de ruta llevados adelante en varios puntos del país. Tuvimos una actuación destacada organizando alguna de las principales columnas tanto en Henry Ford y Panamericana, como en el Puente Pueyrredón. Y lo propio ocurrió en la autopista La Plata. Pero no sólo en estos casos. Nos hicimos presentes también en el corte de la autopista del Oeste, y tuvimos fuertes delegaciones en Córdoba y Mar del Plata, participando también en los cortes en Rosarios, y diversas actividades en Corrientes, Chaco, Río Gallegos, Neuquén y otras partes del país.

Esta presencia que estamos señalando aquí se pudo observar por los medios, que cubrieron desde las primeras horas de la mañana casi “milimétricamente” los cortes más importantes.

Y lo hicimos con nuestras agrupaciones: los compañeros de la Marrón del neumático y de FATE, nuestros docentes de la Carlos Fuentealba, nuestros Judiciales Clasistas, los compañeros que trabajan y son representativos en un conjunto de fábricas del proletariado industrial, nuestra juventud del Ya Basta, las compañeras de Las Rojas, etcétera.

Es en este contexto que nuestro compañero Jorge Ayala, delegado de FATE, fue uno de los coordinadores destacado del corte de Panamericana; también en las declaraciones a los medios del “Chino” Heberling y de nuestra compañera Manuela Castañeira, además de la presencia de otros compañeros representativos como los de Judiciales Clasistas y de la Lista Gris Carlos Fuentealba, así como de los vicepresidentes de varios centros de estudiantes de la UBA (Filosofía, Sociales, Exactas y Psicología), así como representativos de otros centro de estudio  como la UNLP, la UNC, etcétera.

Saludamos desde estas páginas el esfuerzo militante realizado sobre todo por la nueva generación partidaria.

 

 

Anuncios

22M – Rajoy dimisión. Fuera la Troika

Histórica movilización contra los recortes y el ajuste del PP y la Troika

Como muestra del hartazgo e indignación ante la situación que sufre la inmensa mayoría del pueblo español, casi 2 millones de personas inundaron las calles de Madrid Bajo el lema “Pan, trabajo y techo para todos y todas. No al pago de la deuda. Fuera los Gobiernos de la Troika. No más recortes”, protagonizando una histórica manifestación que superó las previsiones y expectativas en cuanto a la masiva participación con la que contó como en el contenido que adquirió y expresó.

Todos leímos, escuchamos y compartimos lo que en las pancartas y los cánticos se decía; “ Tu sobre, mi recorte”, “Aborto libre y gratuito”, “Gamonal. Barrio vivo, barrio combativo”. “Si no hay justicia para el pueblo, no habrá paz para el Gobierno”, “La sociedad despierta, se os acabó la fiesta”, “Mi hija estaría aquí pero ha emigrado”, “Española o extranjera, una sola clase obrera”. Los cánticos decían; “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste” o “No es una crisis, es una estafa”. “Yo quisiera ver a Rajoy y Rubalcaba en la cola del INEM”, “Con coraje y dignidad la victoria llegara” o “Gobierno dimisión”.

A pesar del boicot del Gobierno que junto a los medios de comunicación hicieron lo imposible para acallar la convocatoria previa e impedir el éxito de la movilización y muy a pesar también del característico y repugnante inmovilismo de las direcciones sindicales mayoritarias de CCOO y UGT abocados a contener el descontento social negociando y pactando con el gobierno y la patronal en contra de los intereses de los trabajadores, se ha demostrado con hechos que el movimiento está vivo y sigue peleando, que los trabajadores no quieren más recortes en salud y educación y que salen a las calles a pelear por trabajo y viviendas para todos y a defender sus conquistas y derechos, avasallados por las políticas del PP bajo mandato de la Troika y aplaudidos por la derecha y la patronal.

El despliegue de un amplio y provocador dispositivo policial que cargó varias veces contra cientos cuando aún no había acabado el acto y que terminó con varios heridos y detenidos, fue una vez más la respuesta del PP al legítimo y justo reclamo social.

Una marea de Indignación social que desbordó las expectativas

A las ocho columnas de caminantes por la dignidad que confluyeron en Madrid se les sumaron miles y miles más en la capital, los madrileños y los llegados en trenes, coches y autobuses desde todo el país, fueron los que aportaron el mayor número de asistentes. Y es que el malestar es concreto: millones de parados, decenas de miles de desahuciados, miles y miles de jubilados cada vez más pobres mientras se recortan miles de millones en salud y educación y se padecen las consecuencias de la aplicación de la sanguinaria reforma laboral del PP que constituye un liso y llano ataque a las condiciones laborales, por lo que los EREs y las rebajas salariales siguen siendo moneda corriente.

De esta manera, el planteo original de la convocatoria (principalmente impulsada por IU entre otros colectivos y organizaciones) que llamaba a marchar en columnas hacia Madrid y que incluía los cuatro lemas principales inscriptos en la bandera cabecera de la movilización, fue en los hechos desbordado ante la masividad y diversidad de reivindicaciones y sectores que se expresaron.
Por eso también, a pesar de la simpatía y confianza que pueda despertar IU, no debemos olvidar gestiones como las de Andalucía, donde el PSOE administra el ajuste con IU y donde el escándalo de los EREs y la corrupción en esa Comunidad Autónoma, ponen en entredicho no solo su propia honestidad sino su proyecto estratégico de fondo como organización, es decir, se proponen, eso sí con discurso rojo, una “administración de izquierda” del capitalismo salvaje, demostrando no ser una alternativa opuesta al PSOE, sino más bien su fiel colaborador.

Panrico y Coca Cola, destacado lugar de los trabajadores y sus luchas

Junto a trabajadores de la limpieza de Madrid, las mujeres del carbón asturiano, trabajadores de la salud y la enseñanza, partidos de izquierda y distintas organizaciones contra los recortes, estuvieron presentes los compañeros y compañeras trabajadores de Panrico y Coca-Cola, que llevan semanas en huelga indefinida desde hace semanas, ejemplos concretos y actuales de la lucha de los trabajadores contra los despidos y las rebajas salariales que pretenden imponerles la patronal y el gobierno.

CCOO y UGT los ausentes de siempre

Como era de esperar, la movilización no contó con la presencia de la burocracia de UGT-CCOO, que como dijimos una y otra vez, ha hecho todo lo posible y lo imposible por paralizar y llevar a la derrota las principales luchas parciales, al mismo tiempo que, por supuesto no impulsa ninguna lucha de conjunto contra el gobierno de Rajoy. La lista de traiciones de Toxo y Méndez es directamente proporcional a los subsidios que reciben del Estado y a las ganancias de las empresas que poseen. Hace ya mucho tiempo que estos “sindicalistas” no dependen de las cuotas que pagan sus afiliados, sino de las dádivas del gobierno de Madrid y las autonomías, que se calculan conservadoramente en unos 200 millones de euros anuales.

Hace falta una verdadera huelga general para derrotar a Rajoy y la Troika

En este contexto, la lucha por una salida independiente de la clase trabajadora deja de ser una abstracción y se transforma en una necesidad concreta.

Hoy esto tiene dos aspectos fundamentales, estratégicos, que son dos caras de una misma moneda. Primero, la necesidad de una amplia recomposición del movimiento obrero y sindical que barra con la basura de Toxo, Méndez y las burocracias de CCOO y UGT, que viven a sueldo del estado y las patronales. Pero se necesita igualmente un instrumento político independiente. Así mismo, esta necesaria herramienta política –alternativa al PPSOE– de ninguna manera puede ser el PCE y su Izquierda Unida, que desde el final del franquismo han sido los más fieles colaboradores “rojos” del régimen monárquico y del capitalismo español, y de la Unión Europea.

En lo inmediato, en esta atmósfera cargada de “electricidad”, la lucha contra Rajoy y el ajuste dictado desde Berlín tiene una consigna central: ¡Huelga general con movilizaciones en las calles hasta derrotarlo! Por supuesto, esto no se puede lograr con rogativas a Toxo y Méndez para que sean buenos, se vuelvan combativos y se decidan a “movilizar” seriamente. El camino a una verdadera huelga general (no la farsa de una día de marchas rituales de CCOO y UGT) estará jalonado por las acciones de lucha de la clase obrera, como han dado el ejemplo en su momento los mineros y lo están dando ahora las trabajadoras y trabajadores de Panrico y Coca Cola.

Los trabajadores, los luchadores obreros, juveniles y populares debemos intervenir decididamente impulsando la organización y las acciones independientes, en la perspectiva de la huelga general para echar a Rajoy y el plan de ajuste de la UE, y contra las traiciones de los burócratas de UGT-CCOO.

Socialismo o Barbarie – Estado español

Estado Español