El movimiento de mujeres está haciendo historia

Jornada histórica

Las jornadas del Congreso por el aborto legal 

Por Tofi Mazú 

Verde que te quiero verde 

Verde viento. Verdes ramas 

El barco sobre la mar 

y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura 

ella sueña en su baranda, 

verde carne, pelo verde, 

con ojos de fría plata. 

Verde que te quiero verde 

Bajo la luna gitana.

García Lorca

A horas de haber conquistado la media sanción para el proyecto de ley por el aborto legal, seguro y gratuito, quizás sea imposible relatar hasta el final lo acontecido en estas jornadas. Para muchas, era la primera vez que salían a pelear un derecho. Para otras tantas, que llevan una vida peleando por esto, un hecho que creían que no iban a vivir nunca. Con un inmenso protagonismo de la juventud, la movilización y vigilia garantizaron, sin lugar a dudas, este triunfo histórico contra el gobierno y la Iglesia.

Fueron 36 horas de lucha sin cuartel. Desde las seis de la mañana, Las Rojas y todas las organizaciones y colectivos de mujeres nos plantamos sobre Rivadavia y sobre Callao. Banderas, gazebos, pilas de bolsos, mochilas, frazadas y bolsas de dormir, carpas, afiches, libros, boletines y periódicos, bombos, redoblantes y micrófonos, parrillas, termos y bidones con agua, carbón y leña: antes de que el sol saliera y con un frío glacial, ya nos estábamos apostando en las calles para arrancar lo que serían esas 36 horas de aguante. 36 horas. ¿Pero cuántas horas habremos, cada una de nosotras, usado para pelear por el derecho al aborto en el hospital? Estas 36 horas, en verdad, fueron la batalla más heroica de una guerra de años, de décadas.

La acampada junto al Congreso empezó al amanecer del miércoles 13 de junio. Pero las vigilias, en muchos casos, se habían iniciado la noche anterior, con las tomas de colegios y facultades. La juventud, sujeto protagónico de este movimiento de mujeres renovado y gigante, se plantó con toda su fuerza, sin haber dado nunca antes una pelea política de semejante calibre. Estamos hablando de miles y miles de pibas de entre 13 y 30 años que probaron estar dispuestas a dejarlo todo en la calle para sentirse un poco más libres de la opresión que nos imprime este sistema capitalista y patriarcal.

Las Rojas arrancamos el día celebrando un primer triunfo del movimiento de mujeres: a eso de las 10 de la mañana, Iara Carmona escuchó la sentencia que condenaba al policía violador Marcelo Cuello a 15 años y medio de cárcel por haber abusado de ella durante toda su adolescencia. La fuerza y la alegría por esta victoria allanaron el terreno para ponerle el cuerpo a la dura lucha que estaba en puertas.

Así fue transcurriendo el día: con una batucada que repartió 3000 cancioneros a militantes, amigas y activistas independientes, agitamos sin parar por más de 24 horas. La garra de la juventud que, a voz en cuello y baqueta en mano, mandaba a los curas a laburar y le decía “chau” a Macri, ponía los pelos de punta. Era una fiesta combativa, que no cesaba de marcar el ritmo de una jornada donde nada ni nadie estaba quieto: ni las personas, ni el contador de los votos que iban y venían.

En los noticieros la pantalla estaba partida: una mitad era el interior del Congreso y las placas “poroteras” de la pelea intraparlamentaria; del otro lado del televisor, el agite, los pañuelos que pintaban de verde las calles, las banderas rojas, las pibas. Y se notaba que estábamos haciendo historia. Se notaba, se percibía en el aire, que no podían ignorar a medio millón de personas con las cosas tan claras, con tanto por ganar y tan poco por perder. Del otro lado del “corredor de seguridad” un grupejo marginal que aglutinaba lo más rancio de la sociedad clamaba en contra del derecho a decidir de las mujeres. Pero estallando Rivadavia, Callao, Sáenz Peña, estábamos las trabajadoras y trabajadores, estudiantes, artistas de todo tipo, militantes, familias enteras, grupos de amigos, juntos en masa de a cientos de miles, gritando “queremos aborto legal”, haciendo valer nuestra primera conquista: haber vuelto de masas este reclamo y saber que teníamos el consenso social de nuestra parte.

La noche cayó, más fría que la mañana, y los cuerpos ocupaban el asfalto en bolsas de dormir, mantas o junto al fuego. Otros se reunían frente a la pantalla que transmitía el debate en vivo, para seguir el “minuto a minuto”. Cuando hablaba alguien a favor del derecho al aborto se festejaba, y se abucheaba cuando escuchábamos que comparaban a las mujeres embarazadas con perritos o se deliraba acerca del tráfico de cerebros de fetos. Los bombos seguían sonando y, aunque la temperatura era casi bajo cero, el calor de la lucha nos mantenía juntas, esperando que el amanecer llegara con la media sanción que tanto ansiábamos.

Y llegó. A las diez de la mañana, encolumnadas, dentro de bares o en el trabajo, las mujeres gritamos, saltamos y corrimos a abrazarnos con nuestras compañeras y compañeros. Lloramos de la alegría, del orgullo y de la pasión por hacer historia al ganar los derechos en las calles. Y volvimos a cantar, a agitar, a rugir: “Para la Iglesia que lo mira por TV”, “la calle hay que llenar contra este gobierno”. Parecía increíble haber avanzado tanto en tan poco tiempo. Parecía increíble que lo que hacía dos años resultaba imposible estuviera de pronto a un paso de volverse ley. Las pibas que no habíamos sido parte de los grandes procesos de nuestro país, como el Cordobazo o el 19 y 20 de Diciembre del 2001, estábamos decididas a ser la generación del aborto legal y lo estábamos logrando. Parecía mentira, pero era verdad…

Se desconcentró hacia el mediodía, aunque en las calles del centro porteño las mujeres seguían pululando con una sonrisa en la cara y su orgulloso pañuelo verde, habiendo sacado una importantísima conclusión: la lucha garpa. “Sin la vigilia esto no pasaba”, “lo hicimos luchando”, “nos tuvieron que escuchar”.  Aún no sabemos para cuándo pretenden tratarlo en Senadores. Pero sí sabemos que este movimiento de mujeres se la jugó hasta el final el 13 y 14 de junio y que va a estar movilizando con la misma o más fuerza cuando eso suceda. Porque, es cierto: esta quiere ser la generación del derecho a decidir. Esta generación está haciendo historia y quiere ganar. 

#QUESEALEY

“No vinimos sólo a debatir, vinimos a ganar”

Compartimos las palabras que Manuela Castañeira dirigió a las columnas de Las Rojas y el Nuevo MAS luego de la obtención de la media sanción al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, en las calles de Congreso 

¡Muy buenos días compañeras y compañeros! ¡Que alegría recibir esta noticia!

Hoy amanecimos en un país un poquito diferente, que medianamente, porque todavía falta la otra mitad, nos aleja del siglo XIX y empieza a entrar en el siglo XXI, donde las mujeres podamos decidir, podamos ser un poquito más libres. Acá estamos alegres y recibimos esta noticia con esta euforia porque sabemos que es nuestra, que no le debemos nada a nadie, que es nuestra victoria, nuestra lucha. Que le doblamos el brazo al Estado, a Macri, al Congreso, para forzarlos a discutir y a esta media sanción. Porque somos una mayoría social, porque convencimos que las mujeres tenemos que decidir, que la Iglesia no se tiene que meter. Y convencimos también que este es el lugar para conquistar derechos: en la calle, en la lucha.

Es este hermoso y maravilloso movimiento de mujeres que ha convencido a todo un sector de la sociedad, a la clase obrera, a los trabajadores que nos acompañan. A los varones, a los jóvenes, a que se sumen a esta lucha para pegar con un solo puño. Acá está en discusión nuestro derecho, pero se discute algo más: ¡Saber que luchando se gana! ¡Que en las calles está el camino! ¡Y que en la unidad de las de abajo y los de abajo está la fuerza para conquistar derechos! Esa es nuestra conclusión.

Hoy tenemos media sanción, pero queremos una ley entera. No la mitad ¡No vinimos de joda! No vinimos solo a debatir, vinimos a ganar, y hasta ganar hay que estar en las calles, hay que seguir. Esta vigilia fue enorme, hay que seguir movilizados para que llegue la discusión al Senado. Tenemos que estallarla, que no haya valla que nos contenga, hay que estallar la Capital y todo el país por nuestros derechos.

Hoy ustedes son las protagonistas y los protagonistas. Quiero felicitarlos a todos porque se bancaron con 6 grados una vigilia enorme, donde esta batucada está sonando hace 24 hs. Estas son las pibas que no transan, no negocian, que tienen principios, que están comprometidas y que están en las calles. Estas compañeras, mis compañeras de las Rojas, nos bancamos todas, contra viento y marea ¡Nos bancamos que nos digan que era piantavotos, que no se podía hablar de esto! ¡Que había Papa argentino, que no era el momento, que cambiemos de tema! ¡Que no había movimiento de mujeres! Nos dijeron un montón de cosas. Eran cobardes ¡Acá están las valientes!

Sigamos con esa valentía, con esa conclusión de que luchando se conquistan los derechos. Que a veces ganás y a veces perdés, pero que si no luchás, la opresión y la explotación siguen, que la historia de nuestros movimientos es la historia de la lucha. Y hoy nosotros somos protagonistas ¡No bajemos los brazos! No confiemos en esa banda de mafiosos que nunca se sabe que van a decidir, que cambien derechos por monedas o por cualquier cosa. No transemos, no confiemos, sigamos en las calles. Esta es la fuerza, este es el futuro ¡Arriba las mujeres que luchan! ¡Arriba la clase obrera que lucha! Hoy es nuestro derecho al aborto, pero sabemos que este tiene que ser un movimiento solidario, porque se solidarizó todo el país. Vamos a pelear nuestro derecho, pero vamos a estar en la calle peleando contra el ajuste, peleando contra el FMI, por el no pago de la deuda, contra los despidos, por presupuesto para salud y educación.

Este movimiento tiene que pelear por todo ¡Y que así sea compañeras! Que sea ley, pero por sobre todas las cosas ¡Que sea lucha!

¡Sigamos en las calles como siempre!

Anuncios

Sostener a Rajoy nunca, apoyar a Sánchez jamás

Moción de censura y nuevo gobierno del PSOE

Sostener a Rajoy nunca, apoyar a Sánchez jamás

Carla Tog, Barcelona, domingo 10 de junio del 2018 

La primera reacción y sensación instantánea apenas conocidas las duras sentencias del caso Gürtel, fue la de pensar en voz alta que Rajoy se iba a ir y se tenía que ir. Claro está, que la retirada de Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa tras la convulsa salida de Mariano Rajoy por la moción de censura presentada por el PSOE, no ha sido producto directo de la lucha de clases. Más bien, se revela como una expresión distorsionada de la inestabilidad y crisis político-institucional no resuelta en España, del cuestionamiento al Régimen del 78 y de la histórica y abierta crisis con Catalunya que ha puesto sobre la mesa en los últimos años la cuestión de la autodeterminación del pueblo catalán.

Esta situación ya se advertía de manera intuitiva un año atrás, cuando Rajoy salvaba los muebles ante la cloaca de corrupción destapada involucrando al PP de arriba abajo y lograba, muy sobre el límite, sortear  la moción de censura presentada por Podemos, pero que dejó al PP en crisis y a su gobierno en minoría y muy debilitado y termina “cayendo” y siendo “reemplazado” por intermedio de los mecanismos del Régimen. En este contexto, la caída de Rajoy, aunque mediada, no deja de ser muy progresiva y desde este punto de vista se muestra como efecto distorsionado de todo el proceso político de crisis y lucha de clases y de la incapacidad de Rajoy de dar una solución “coherente”, “consensuada”, a los problemas globales y sobre todo al problema catalán.

En este marco es que opera la justicia (burguesa) como factor relativamente “independiente” del desarrollo específico de la coyuntura, que de manera “insospechada” aparece para inclinar la balanza creando las condiciones para el relevo de Rajoy. Las duras sentencias en el caso Gürtel, ya en la mira judicial desde hace tiempo, no se deben al justo accionar de la justicia que es buena y eficaz (basta con ver sino los casos de La Manada, Altsasu, los presos catalanes, el 155, Valtonyk, por ejemplo), sino más bien respondiendo a la preocupación más estratégica y de fondo de la legitimación del régimen político ante la acumulación de crisis y corrupción. De manera contradictoria, este elemento burgués de “auto reforma” o “saneamiento” del Régimen por las propias instituciones del mismo termina siendo el vector por el cual se decanta la caída de Rajoy.

El Gobierno de Sánchez: Formas distintas para más de lo mismo 

Ahora bien, el hecho satisfactorio de que Rajoy y el PP hayan sido removidos del poder por corruptos, en las circunstancias y contexto señalados anteriormente, no quiere decir que el nuevo gobierno de Sánchez sea “progresivo” y que lleve a cabo reformas de fondo o a largo plazo.

Desde el punto de vista estructural, el nuevo gobierno del PSOE es muy parecido al que se fue de Rajoy. Son parte del histórico bipartidismo en crisis y asume con una agenda similar de sumisión total a los dictados de la UE, a favor de los recortes y el ajuste y en contra del derecho de autodeterminación de Catalunya. Pero el PSOE recurre a formas y gestos menos brutales que los de Rajoy de diálogo, mediación y negociación, haciendo concesiones cosméticas, superficiales y más “consensuales” para una política casi similar, de mantener por encima de todo el régimen heredero de Franco. La formación de su gobierno lo confirma, con un gabinete de derecha que, por más que lo adornen con rostro de mujer, juró ante el rey seguir dentro del marco de los preceptos del reino de España.

Lamentablemente, una vez más, hay que dedicarle unas palabras a Podemos y a su nefasta y capituladora política de adaptación al juego parlamentario, de mano tendida al PSOE y de sostén del Régimen que ahora paga y llora ante los hechos consumados de la formación de un nuevo gobierno monocolor que contó con su apoyo, el de los vascos y los catalanes. En todo caso y en última instancia, otra vez se confirma que Podemos,  su política y su accionar, no configura una perspectiva  independiente para los trabajadores, las mujeres y la juventud, sino más bien es cada vez más un vector del posibilismo y la gobernabilidad.

Sánchez necesitará paciencia y capacidad de acotar un terreno de juego meramente simbólico, sin tocar nada de lo fundamental. No es el mejor espacio para un gobierno. Menos aun cuando el propio Sánchez, el caudillo regenerador, va a ver sometido a su propio partido a un calvario judicial como aquél por el que ha pasado el PP. ¿Hasta dónde estará dispuesto Sánchez a llegar para satisfacer a sus socios de moción? En juego estarán los presupuestos aprobados bajo el Gobierno de Rajoy, las pensiones y, por supuesto, el otro gran reto del nuevo Gobierno socialista está en gestionar la situación catalana. Se trata de no poner en cuestión la unidad nacional, pero también de dar alguna “satisfacción” formal a unas demandas nacionalistas abiertamente independentistas. Habrá que ver si los gestos simbólicos o puramente políticos son suficientes. Todo esto acontece en una realidad marcada por los estragos de la crisis económica que sigue su curso y donde el hartazgo y descontento social están a la orden del día.

Ninguna confianza en el gobierno de Sánchez

Todo el apoyo a las luchas en curso

Apoyo incondicional al derecho de autodeterminación del pueblo catalán

No a la política de ajuste y recortes

Por la construcción de una alternativa independiente y de clase de los trabajadores, las mujeres y la juventud

Estado Español