Archivo de la categoría: Brasil

Brasil – Pedido de ingreso al PSOL (Partido Socialismo e Liberdade) de Socialismo ou Barbárie-Brasil

“Esta situación política plantea la necesidad de la convergencia…”

Las movilizaciones masivas de junio de 2013 abrieron el proceso que desembocó en lo que hoy podría denominarse el colapso del “lulismo”, como una forma eficiente de hegemonía de la clase dominante sobre los explotados y oprimidos. Desde entonces, se ha abierto una disputa encarnizada entre los distintos sectores de la burguesía, sobre la gestión de los planes de austeridad.

Entendemos que el PSOL, partido que ante la quiebra del PT atrae la atención de amplios sectores de luchadores, puede afrontar el desafío de dar respuestas a esta situación. Para eso es necesario que, además de las movidas parlamentarias, sea protagonista como el partido de la lucha en las calles contra los ajustes y por la construcción de una alternativa socialista a la crisis.

Esta situación política plantea la necesidad de la convergencia de los movimientos sociales hacia la construcción de un frente de lucha unitario, sindical y popular, principalmente contra los planes de austeridad, por garantía de empleo, por la defensa de los derechos de los trabajadores y contra el aumento del costo de vida.

Esa es la base inicial para una organización política que, catalizando los reclamos de las calles, pueda acreditarse como un instrumento político de la clase trabajadora, capaz de contribuir, junto con las luchas de los trabajadores, a la construcción de un movimiento socialista.

Teniendo en cuenta lo que hemos señalado, solicitamos el ingreso al PSOL, con vistas a contribuir y participar en el esfuerzo de construcción de ese partido como un instrumento de lucha en defensa de los intereses inmediatos e históricos de la clase obrera.

Más abajo, publicamos una carta de los compañeros de la LSR (Liberdade, Socialismo e Revolução, corriente interna del PSOL) que, en un gesto político democrático, defiende abiertamente nuestro ingreso y de las otras corrientes socialistas que también se plantean ingresar a ese partido.

Socialismo ou Barbárie de Brasil, São Paulo, 17/10/2015

**************************************************************************

LSR (Liberdade, Socialismo e Revolução)

Declaración de apoyo de apoyo a la entrada de Socialismo o Barbarie al PSOL

El Partido Socialismo e Liberdade (PSOL) nació para ser un instrumento de unificación y recomposición de la izquierda socialista en Brasil.

Once años después de la reunión nacional que lanzó el partido en julio de 2004, y a diez años de la conquista de registro legal en septiembre de 2005, el PSOL es un protagonista de la izquierda en el escenario político brasileño.

Es la esperanza de millones de trabajadores que votaron por Luciana Genro en 2014 y de otros millones más que sacaron conclusiones de la experiencia más reciente: traición de Dilma Rousseff y del PT, y que al mismo tiempo rechazan a la vieja y podrida derecha de los tucanos[1] y otras organizaciones semejantes.

Hay millones de jóvenes y de trabajadores que rechazan el ajuste fiscal Dilma y de los gobernadores de todos los partidos, y también repudian la agenda conservadora, anti-democrática, machista, y LGBT fóbica que emerge del Poder Legislativo con la connivencia y el aliento del Ejecutivo.

Para cumplir su papel histórico, el PSOL no debe dar un paso atrás en relación a su proyecto fundacional. El PSOL nació como un partido socialista, defensor de la independencia de clase, y opositor de izquierda a los gobiernos del PT y de la vieja derecha.

También nació como un espacio común para el debate y la acción de todos y todas que se colocan en la campo de la izquierda socialista.

No tienen cabida en el PSOL los tránsfugas oportunistas de partidos en quiebra, que sólo buscan un nuevo maquillaje para esconder su verdadera faz de defensores del régimen y el sistema.

Caben en el PSOL, sin embargo, todos los socialistas y luchadores de la clase trabajadora contra el gobierno y los patrones. Incluso aquellos que en el pasado han tomado posiciones equivocadas en relación al propio PSOL y ahora realizan un balance honesto y apuntan a un nuevo camino de unidad en la diversidad.

La corriente LSR (Liberdade, Socialismo e Revolução) del PSOL apoya la entrada en el PSOL de todas las corrientes y agrupamientos de izquierda que se colocan en el campo de la independencia de clase y el socialismo. Incluso de aquellos con los que tenemos diferencias políticas.

Apostamos al debate y a la experiencia común para la construcción de una síntesis política superior a todos nosotros. Por esta razón, ante la solicitud de los compañeros y compañeras de “Socialismo o Barbarie” de reingreso al PSOL, sólo podemos defender con énfasis que el partido les dé la bienvenida, en forma democrática y coherente con su carácter y principios.

El hecho de que muchos de estos militantes, organizados anteriormente como grupo Praxis, han sido fundadores del PSOL y jugaron un papel importante en la propia campaña para la legalización del partido, y que correctamente optan por regresar al PSOL, sólo hace más clara la necesidad de que sean bien recibidos.

Recientemente hemos visto cómo algunas figuras públicas que utilizaron de forma oportunista al PSOL y ahora dejan el partido para irse a alternativas burguesas, fueron tratados por sectores de la dirección con una complaciente e irresponsable connivencia. Los casos más notorios (pero no únicos) son los del senador Randolfe y el del alcalde de Macapá, Clécio Luis.

Mientras que señalamos claramente este error, reiteramos que no vamos a aceptar que en el caso de auténticos socialistas el tratamiento sea burocrático, de tergiversaciones y antidemocrático.

Llamamos al conjunto de los militantes del PSOL a recibir a las y los militantes de “Socialismo o Barbarie” en nuestras filas, en la perspectiva de la construcción de un partido que sea a la vez plural y democrático, sin dejar de ser firme, claro y coherente en políticas y principios. Un partido socialista para la nueva época de la lucha de clases que se abre.

Comité Ejecutivo de la corriente LSR, Liberdade, Socialismo e Revolução
16 de octubre 2015

……………………

Notas de SoB:

1.- Tucanos: alude al PSDB (Partido da Social Democracia Brasileira) principal partido de derecha ultra-neoliberal.

Brasil – La crisis política entra en fase decisiva

Unificarla lucha contra el ajuste y construir una alternativa de los trabajadores

Por Socialismo o Barbarie – Brasil, 09/23/2015

Vivimos en una profunda crisis en la que los elementos económicos y políticos se alimentan mutuamente y que no a pasar sin que el resultado – con el juicio político o no a Rousseff (PT) – cambie radicalmente el pacto político que gobierno estableció en 2002.

Esta crisis orgánica que se arrastra desde el inicio del año tendrá en los próximos meses el punto de inflexión en la apertura del proceso de juicio político y la inevitable confrontación entre las fuerzas gubernamentales y la oposición burguesa que viene acumulando fuerzas en los últimos meses a fin de acortar el mandato deRousseff.

Este proceso, con fuertes tendencias de inflexión política, seguida por la dinámica actual, puede hacer que la correlación de fuerzas sea más favorable a los trabajadores. Esto requiere que la izquierda socialista construya una alternativa política que no se limite únicamente a la lucha contra los ajustes, también es necesario romper con el sectarismo y construir un marco organizativo que permita la articulación de todos los sectores de cara al conjunto de los ataques contra clase obrera.

Dilma aplica la receta neoliberal para mantenerse en el gobierno

La brutal caída de los principales indicadores económicos(profunda recesión, crecimiento de la inflación, el rápido aumento del desempleo y la contracción salarial), la baja popularidad  el gobierno(8% de la población opina favorablemente del gobierno) y la acción de la oposición de derecha pone incontrovertiblemente la cuestión de la permanencia o no de Rousseffal mando del gobierno federal.

Como respuesta al chantaje de sectores cada vez más amplios de la clase dominante, el gobierno – que fue reelegido con una promesa de no quitar derechos y no hacer recortes – profundiza las políticas contra la clase trabajadora.

A principios de este año hizo un recorte de aproximadamente 80 millones de dólares y restringió el acceso a la pensión y el seguro de desempleo. Ahora, presionado aún más por el capital financiero, después de la rebaja en la calificación crediticia del país, el gobierno presenta un paquete adicional de recortes para asegurar excedentes para el pago de los intereses de los grandes inversores, eliminando más de 24 mil millones que debían estar destinados a financiación de la salud,planes de vivienda y salarios.

Aunque el gobierno de Dilma es la aplicación de la doctrina neoliberal, la clase dominante para asegurar su margen de beneficio y celoso de la profundización de la recesión, requiere medidas aún más drásticas contra los trabajadores. Es decir, o bien el aumento inmediato de la edad mínima para la jubilación, el ajuste de salarios generalizada para los empleados públicos y jubilados, la privatización de las empresas estatales y más recortes drásticos en los servicios públicos y las políticas sociales.

Superar el sectarismo y luchar por una salida por izquierda

Esta situación coloca a los trabajadores y sus organizaciones políticas ante desafíos que no pueden ser resueltos sin la construcción y articulación de un frente amplio contra los ataques en curso y por una salida de los trabajadores.

En las últimas semanas los movimientos sociales combativos y la izquierda demostraron que pueden convertirse en una fuerza política capaz de hacer frente a los ataques del gobierno y lapatronal. Este fue el caso de la marcha convocada por Conlutas el 18 de septiembre que llegó a movilizar a alrededor de 15 mil personas. Sin embargo, a pesar de que el número de la movilización fue significativo, para hacer frente a la brutal ofensiva contra los trabajadores que está en curso es necesario poner en las calles manifestaciones mucho más numerosas en contra del ajuste.

Para hacerle frente al ajuste neoliberal de forma efectivatenemos que superar la dispersión de los sectores en lucha. Establecer una delimitación clara con el gobierno es necesario, pero el centro de la lucha inmediata, y lo que puede unificar a los sectores combativos es el enfrentamiento a  los ajustes y otros ataques.

Por desgracia esa no es la política de la dirección de una parte de la izquierda – en particular el PSTU – que elige como bandera principal en ese momento el “Basta ya de Dilma…” esta política sirve apenas para marcar una pseudoindependencia de clase porque coquetea con el juicio político – que puede o no llevar a la caída de Dilma –que es el discurso que sostiene la oposición de derecha.

Es crucial para marcar nuestra independencia de un gobierno que ataca sistemáticamente a los trabajadores la lucha a muerte contra los recortes y otros ataques. Pero debemos también mantener la distancia con los sectores pro-patronales y unificar la lucha contra ajustes, manteniendo una postura de la independencia plena.

Es evidente que en una situación en que los trabajadores no son protagonistas directos del cuestionamiento al gobierno, su caída bajo la presión de la patronal en el Congreso y un movimiento político abiertamente de derechas en las calles, fortalecerá los sectores más reaccionarios en el Congreso y en la realidad política. No entender esta dinámica es una ceguera política que tiene un barniz izquierdista, pero contribuye al juego político de la clase dominante.

Además de verter el agua en el molino de la oposición de derecha, esta política no sirve para construir puentes con las capas más amplias de trabajadores que están luchando o incluso puentes con sectores de la clase obrera que están a cargo de organizaciones que a pesar de no haber roto abiertamente con El gobierno, como MTST, por ejemplo, están dispuestos y son capaces combatir el ajuste la movilización de contingentes masivos.

La política defendida por el PSTU es sectaria en cada línea. No servirá para presionar a los sindicatos pro-gobierno a movilizarse contra el ajuste y tampoco es capaz de demostrar a los trabajadores en la práctica de la experiencia directa en la lucha, que es necesario romper (no se trata de cálculos de popularidad simplemente) políticamente con el gobierno para luchar contra los ajustes y defender sus puestos de trabajo y los salarios.

Por otro lado, nos gustaría decir que el PSOL podría cumplir un papel protagónico en contra de los ajustes, hacer frente a la hegemonía artificial del PSTU y unificar la lucha en torno a una plataforma de clase. No basta con limitarse a anunciar de manera abstracta que está en contra del paquete del gobierno, al igual que la dirección nacional del PSOL en su última nota, es necesario apoyar todas las iniciativas de lucha y seguir el papel protagonista en la creación de un amplio foro de movilización nacional contra ajustes. Para esto se debe promover incansablemente un frente de lucha entre todos los sectores que están dispuestos a enfrentar el ajuste en todos los casos.

Hay que dar la batalla en contra de los ajustes de forma independiente del gobierno y de las patronales a fin de que este movimiento de la clase obrera y la juventud se constituyan en la fuerza principal a través de la generalización de las protestas, el fortalecimiento de las luchas en curso, la construcción de una huelga general y se constituya en una alternativa política global en la cara de la crisis política estructural.

Creemos que necesitamos construir un eje político que parta de la independenciadel gobierno y las patronales, la unidad contra los ajustes y la defensa del empleo y los salarios y proponga una salida global de la crisis terminal del pacto de Lula. La lucha de los trabajadores por necesidad de encontrar una solución política global debe entrar en consonancia con la necesidad de ir más allá de los límites de la democracia burguesa que se deteriora cada vez más con las últimas encuestas de este Congreso reaccionario.

Ante esta crisis en la que la burguesía quiere un control absoluto sobre el gobierno y el Congreso para imponer retrocesos históricos, defendamos la convocatoria de una Asamblea Constituyente Democrática y Soberana elegidade forma libre del poder económico para enfrentar los ataques a los trabajadores de los últimos años y resolver los grandes temas nacionales democráticos que siguen pendientes.