Huelga del 8N. Los trabajadores de los hospitales frente a la desprestigiada burocracia sindical

Flora Kessler, SoB Francia

La burocracia de los sindicatos CGT SUD y FO habían llamado a una manifestación el 8 de noviembre de los trabajadores de los hospitales de París,  para bajar la presión. La rabia y la combatividad presentes en los hospitales públicos los obligó a convocar marchas a nivel nacional.  Este año se han aplicado las reformas que el gobierno impone para gastar cada vez menos en los hospitales, siguiendo la política de austeridad de la Unión Europea. Los trabajadores están siendo superexplotados, el gobierno y todos los partidos del sistema lo que buscan es aumentar día tras día esa superexplotación, reduciendo el personal, eliminando días de descanso, descalificando los trabajadores. Todos, incluso los médicos, son permanentemente  acosados por los dirigentes para que hagan economías a costa de la salud de los enfermos y la suya propia.

Las consecuencias son gravísimas, el sufrimiento lleva a muchos trabajadores al suicidio. Los enfermos tienen que salir del hospital rápido, no importa si el médico dice que el enfermo necesita quedarse hospitalizado. Ya la edad promedio de vida ha bajado en Francia.

Desde el 2014 los trabajadores vienen luchando contra la última reforma, pero los sindicatos se ocuparon de organizar la derrota. Hoy las federaciones sindicales están desprestigiadas, los trabajadores no quieren militar en los sindicatos de base que no tienen adherentes ni siquiera para llenar los cargos vacantes. Pero las federaciones conservan todavía el poder de dividir y paralizar a los trabajadores, colaborando con el  gobierno.

El último ejemplo fue la movilización en París del 8 de noviembre. Los burócratas de la salud de la CGT, SUD y FO habían convocado para las 10 en la estación Montparnasse. Normalmente las marchas salen más o menos una hora más tarde de la hora de convocatoria. Pero ahora estos dirigentes criminales salieron inmediatamente para que no se les uniera el cortejo, mucho más numeroso, de jóvenes estudiantes de los oficios de salud y la coordinación de enfermeras, que estaban reuniéndose algunos metros  más atrás. Incluso dieron una explicación a los delegados: Hay que evitar el contagio!! El contagio de las ganas de luchar! Y que no se les escape el control de los trabajadores. Los sindicaleros de varios otros hospitales  ni siquiera convocaron a marcha sino a concentrarse al final, en el Ministerio de Salud, donde terminaría la marcha. En Burdeos y en Clermont  hicieron lo mismo. En otras ciudades hubo gran movilización, como en Toulouse Tours, Caen etc. Pero después de las marchas las federaciones aplican la misma táctica que ha llevado a la derrota de 2010 contra el aumento de la edad para ser pensionado, en 2015 contra la reforma hospitalaria, y en 2016 contra la ley del Trabajo. La burocracia llaman a continuar la movilización en marzo de 2017!

La burocracia viene siendo como un marido violento cuando la base lucha: golpea a los que luchan, cuando los ha derrotado y están caídos les hace cariños, y trata sobre todo de mantenerlos aislados los unos de los otros. La misma táctica para mantener la dominación.

Ejemplo de auto organización

En el hospital Avicenne al norte de París, los trabajadores de base han comenzado a movilizarse de manera autónoma, llegando a hacer asambleas de 80 personas a las 2 de la mañana! Cuando los sindicatos llaman a asamblea no va nadie. Los trabajadores han hecho el balance de la política de los dirigentes sindicales y no les tienen más confianza. Lo mismo pasa en otros hospitales, los trabajadores han montado páginas Facebook para romper la política de aislar los conflictos, preferida de las direcciones sindicales. Este es el camino y la esperanza de los trabajadores y el pueblo francés, cada vez más afectado por la política de destrucción de conquistas de la Unión Europea.