Fortalecimiento de Temer, fracaso de petismo y surgimiento de una alternativa de izquierda

Por Antonio Soler, SoB Brasil, 10/11/16

Los resultados de las elecciones municipales

La segunda vuelta de las elecciones municipales reafirmó las tendencias políticas y electorales observadas en la primera instancia electoral. La ofensiva reaccionaria comenzada en 2015 que llevó al Impeachment a Dilma para poner en marcha con más eficiencia las contrarreformas neoliberales se refuerza con estas elecciones. El PT sufrió una derrota histórica y se percibe un lento fortalecimiento de la izquierda socialista a través del PSOL, a pesar de no haber conseguido victorias en ninguna de las capitales que disputó en la segunda vuelta, entre amplios sectores de las masas.

El PSDB fue el gran victorioso

En estas elecciones, el PMDB (Partido de Michel Temer) mantuvo su implantación a nivel nacional como el partido de Brasil con mayor implantación, pasando a administrar de 1015 ciudades a1038 a partir de 2017. Sin embargo, a pesar de mantener su implantación ha sufrido importantes derrotas en Río de Janeiro, Sao Paulo y Minas Gerais.

Este resultado particular del PMDB sumado a la gran cantidad de votos nulos, blancos y abstenciones muestra que entre las poblaciones de las áreas metropolitanas y grandes ciudades la falta de popularidad del gobierno es uno de los elementos desfavorables en el escenario que está por delante de enfrentamientos políticos en torno a las contrarreformas. Es decir, este resultado confirma que los trabajadores y los jóvenes no van a estar en silencio de cara a los ataques históricos que están siendo tramados.

En contradicción con este elemento, la base política de este gobierno reaccionario sale bastante fortalecida al lograr una importante expansión de los grupos municipales que lo componen a nivel nacional. De esta base es que el PSDB emerge como el gran ganador de las elecciones. Pasó de un total de 685 ciudades conquistadas en 2012 a 803 este año, lo que representa un total del 23,7% de la población.

Por supuesto este cambio hacia la derecha en las elecciones refleja más el “voto de castigo” para el PT que una aplicación ideológica sólida de la ofensiva reaccionaria. Como resultado, la derecha que está por delante de la ofensiva reaccionaria actual, en particular el PSDB, supo capitalizar el agotamiento del ciclo de Lula, la crisis económica, el sentimiento anti-política y anti-petista de derecha. Pero este cambio electoral no puede ser tomado de forma absoluta, es decir, la voluntad de la lucha de clases es la que le dará la última palabra a la aplicación o no de contrarreformas y la consolidación del gobierno.

El PT sufre una derrota histórica

Desde el 2004 al 2012 hubo un curso ascendente de municipios ganados por el PT. En 2004, a raíz de la primera elección de Lula (2002), fueron electos un total de 411 intendentes y se habían conquistado 9 capitales. En 2012, ocho años más tarde, el PT tuvo alcaldes electos en 644 capitales, 4 y 9 en las capitales con más de 200.000 habitantes, comenzó a administrar ese año 38 millones de habitantes. Pero en las elecciones de 2016 sufrieron una derrota histórica y terminaron las elecciones municipales como los grandes perdedores.

La tendencia al retroceso del PT ya se veía en 2014. Rousseff ganó las elecciones presidenciales en la segunda ronda, con escaso margen de votos y perdió la elección en el cinturón industrial del ABC Paulista y otros centros industriales. Dos años más tarde la tendencia al fracaso político-electoral se agravó con dureza dejando caer drásticamente el número de ciudades, capitales y población que el PT administrará desde el año 2017.

En los grandes cinturones industriales de Sao Paulo, cuna de la política del PT, la situación es aún más desastrosa. Desde la primera elección de la que participó PT en 1982, en la que Gilson Meneses fue elegido en la ciudad de Diadema, es la primera vez que este partido no administra ninguna ciudad del ABC Paulista (principal cinturón industrial del país).

Este escenario de derrota nacional, en la capital, la mayoría de las ciudades y poblados, principales cinturones industriales, demuestra de forma cabal el fracaso electoral del PT y tiene consecuencias políticas más amplias. Incluso Lula, que podía participar en las elecciones presidenciales de 2018 y tratar un movimiento de recuperación del partido, con la fragrante derrota de su partido y sus apuestas políticas, también demuestra el agotamiento y una capitalización electoral insuficiente. Marco que obliga al PT a barajar la posibilidad de apoyar la candidatura del presidente Ciro Gomes (PDT) en el año 2018, una situación sin precedentes, ya que desde las primeras elecciones presidenciales después de la dictadura en 1988 se presenta con su propio candidato.

El fracaso electoral del PT se explica por varios factores: la profunda derrota sufrida por el PT en el juicio político de Rousseff, la detención de dirigentes nacionales debido a las tramas de corrupción en el estado, la ola conservadora (que PT ayudó a establecer desde 2013 reprimiendo a los movimientos sociales y tomando medidas regresivas desde entonces) con el apoyo de los medios de comunicación, las grandes empresas y los partidos burgueses que se establecieron en el país desde 2015 y, por supuesto, la dirección estratégica tomada por el PT que rompió con los intereses históricos de los trabajadores y para gobernar para la clase dominante.

Nosotros no lloramos por el PT. Muy por el contrario. Pero no podemos ignorar que su quiebra también afecta inmediatamente a la totalidad de la izquierda y los identificados con la transformación social. La superación de petismo se hará más lenta y traumática de lo que quisiéramos, pero su fracaso abre una oportunidad histórica para la izquierda socialista, porque podremos ganar contingentes más grandes en el mediano y largo plazo para las posiciones revolucionarias. Sin embargo, para ello vamos a tener que dedicar algunos años de militancia, la estrategia y las tácticas adecuadas para construir organizaciones políticas que estén a la altura de ese desafío.

El PSOL se consolida como alternativa estratégica de la izquierda

La Izquierda socialista a pesar de todas las adversidades y la fragmentación que experimenta tuvo la capacidad de soportar circunstancias electorales difíciles y cuantitativamente ampliar su instalación nacional en los municipios y cámaras de concejales. La derrota del PSOL en la segunda vuelta en Río de Janeiro, Belém y Sorocaba no disminuye la importancia de estas elecciones para el partido: ganó la contienda en dos ciudades, en la primera vuelta en Rio Grande do Norte, aumentó el número de concejales y consiguió miles de votos en la primera y segunda vuelta en todo el país.

Pero aquí cabe una ponderación política que consideramos importante para el futuro del PSOL. En general, sus candidatos mayoritarios se presentan en el campo de la democratización dentro de la administración pública, una plataforma de reforma que no prevé la necesidad de confrontar el orden establecido con medidas anticapitalistas y la movilización directa de los trabajadores y la juventud. Este punto de vista ingenuo es extremadamente peligroso para el futuro del partido, así como genera en la militancia la sensación de que no es necesario enfrentar duramente al capital y el sistema político para implementar las reformas necesarias, deja espacio para alianzas con sectores “democráticos” de la clase dominante, el mismo camino recorrido por PT de manera desastrosa. Por lo tanto, a pesar de que el PSOL salió políticamente victorioso de estas elecciones, es importante que para la próxima se corrija esta línea y que todas las candidaturas estén al servicio de la lucha de clases, las necesidades coyunturales de los trabajadores y la juventud y la confrontación con el orden capitalista.

Por su sectarismo el PSTU sale como el gran perdedor de la izquierda

Por otro lado, el gran perdedor de la izquierda socialista en esta elección debido a su sectarismo y economicismo crónico, que ignora por completo las necesidades de la lucha obrera y vive sólo para la disputa del aparato sindical, es el PSTU.

Esta organización se negó de nuevo a hacer un frente de izquierda con el PSOL y demás partidos de ese campo. Una posición que se tradujo en una votación muy baja a nivel nacional (incluso más bajos que en 2012) y la no reelección de los consejeros en Belén (PA) y Natal (RN).

Nosotros desde Socialismo o Barbarie – tendencia del PSOL- no tenemos candidatos propios de nuestra organización este año, pero estamos orgullosos de haber apoyado las candidaturas de Isa Penna en Sao Paulo, joven feminista que por solo 25 votos no sólo salió electa concejal y Paulo Neves en São Bernardo do Campo, sindicalista y maestro que, a pesar de tener un menor margen de votos, también llevó a cabo una campaña socialista y militante.

En nuestra experiencia – creemos que es también la de la mayoría de las corrientes más revolucionarias en el interior del PSOL – estas elecciones demuestra que es posible construir una tendencia socialista fuerte dentro del PSOL que lo conduzca cada vez más hacia el curso de posiciones socialistas revolucionarias, el partido debe tener en su núcleo la construcción sistemática de la unidad en la lucha para hacer frente a la burguesía y frentes políticos socialistas para luchar contra la burocracia.

Es el momento de apostar a fondo a la unidad de la izquierda

A pesar de los límites políticos impuestos por la dirección nacional en su mayor parte reformista, el PSOL es ahora el partido que permite a la izquierda socialista tener visibilidad política a nivel nacional. Por lo tanto, es necesario que las fuerzas de la izquierda socialista que aún están fuera del PSOL, como es el caso del MAIS, que hoy juega un papel importante en la definición política partidaria para todo un sector de la vanguardia brasileña, tenga muy en cuenta la necesidad que es cada vez más importante de construir el PSOL por la izquierda y como una alternativa político-electoral en la quiebra de petismo.

Es evidente que el crecimiento electoral de la derecha en las elecciones municipales es un factor de gran preocupación. A pesar de que no hubo elecciones nacionales y que la victoria está lejos de legitimar totalmente la ofensiva reaccionaria en curso, la misma salió victoriosa de esta elección para avanzar en sus contrarreformas. Pero a pesar del fortalecimiento de la derecha, la cuestión de la imposición de contrarreformas, el alineamiento político de la derecha para la elección presidencial de 2018 y la construcción de una alternativa de izquierda al PT están lejos de haber sido ya resuelto.

De la evolución del conjunto de los factores mencionados anteriormente depende de manera incontrovertible la evolución de la lucha de clases, las consecuencias de la “lava Jato” y la evolución de la economía a partir de ahora. Si bien las elecciones son importantes para medir el termómetro político de la sociedad, este no es el campo que define la situación política, esto depende de la lucha de clases en los lugares de trabajo, estudio y sobre todo los grandes enfrentamientos en las calle.

El espacio abierto por la quiebra del PT está todavía lejos de ser ocupado por el PSOL o cualquier otra fuerza de izquierda. De todos modos, el fortalecimiento electoral del PSOL coloca en manos del partido y su dirección una responsabilidad mayor debido a que el panorama político requiere una verdadera acción política en las calles, la amplia unidad en la lucha por los derechos, la creación de un frente de izquierda para enfrentar a la burocracia del PT, que sigue siendo fuerte y capaz de contener las manifestaciones y la defensa intransigente de los estudiantes y otros sectores que están resistiendo la ocupación de escuelas, universidades y ciudades de todo el país.