País Vasco: Fallece Alicia – Que su asesino se pudra en la cárcel – Basta de femicidios

Alicia tenía sólo un año y medio de vida, sin embargo el capitalismo patriarcal se encargó de recordarle muy tempranamente que había nacido mujer

Magi Rojas, Estado español

El 25 de noviembre pasado se realizó la marcha “Ni una menos” en la ciudad de Madrid, la misma fue convocada por varias organizaciones de mujeres y a acudieron miles de mujeres de todo el Estado junto a amplios sectores de la sociedad para manifestarse contra la violencia de género y exigir que esta problemática se considere un problema de Estado. Las Rojas también estuvimos presentes sumándonos para dar esta pelea por nuestros derechos, movilizadas y en las calles. Sin embargo, no pasaban sino pocas horas para que volviésemos a chocar con la cotidianidad cargada de violencia a la que estamos obligadas y acostumbradas a vivir.

Ya van más de siete mujeres asesinadas en lo que va del año, ancianas, jóvenes, incluso niñas. Tiroteadas, golpeadas, apuñaladas, incendiadas o arrojadas al vacío. La última víctima de esta lacra fue Alicia en el País Vasco.

Alicia era tan sólo una pequeña de poco más de una año de edad cuando fue agredida sexualmente por la pareja de su madre, quién al dar cuenta de la situación fue también violentada y no pudo evitar que el agresor lanzara a la pequeña por la ventana de un primer piso. El caso de Alicia hoy, se ha convertido en uno más que engorda las estadísticas de femicidio y violencia de género en todos los rincones de la península. A todo esto se suma la pavorosa naturalidad con la que se enfocan los casos de violencia a través de todos los medios de prensa escrita, televisiva y redes sociales. Y a lo único que atina el Estado es decretar un minuto de silencio en las puertas del Ayuntamiento por la víctima o instar a las mujeres a denunciar el hecho llamando al 016. Ni hablar de las declaraciones del dirigente de C’s, Alexis Marí, que el último 24 de enero expresó en su cuenta de Twitter, – a propósito de este último caso- “ciertos maridos existen porque ciertas mujeres no han querido quedarse solteras”; como si las mujeres fuéramos tan inútiles e idiotas que no sabemos arreglarnos la vida solas y tenemos que elegir por pareja a cualquier subnormal sólo para no quedarnos solteras.

Desde Las Rojas, ante todo, queremos expresar todo nuestro rechazo de estas declaraciones y asimismo nuestro máximo repudio a lo acontecido en el País Vasco. Pero asimismo entendemos que casos como éste son los que nos deben motivar hacia una reflexión más amplia que parta de la comprensión de un problema eminentemente social, que está ligado a situaciones materiales concretas y que día a día nos colocan delante la tarea incansable en la construcción de nuestra efectiva emancipación.

Débiles quedan los argumentos de la mujer moderna, independiente, solvente y perfecta ante la cosificación que sufrimos todos los días en nuestra sociedad, acosadas por todos los medios posibles que ha creado este sistema para mantenernos dominadas. Las cifras de denuncias por violencia de género han ido incrementándose proporcionalmente al avance paulatino de la crisis. Esto no quiere decir que anteriormente no existieran casos de violencia de género ni femicidios; pero sí quiere decir que la primera variable de la crisis va a ser necesariamente el sector más vulnerable de la cadena social, la mujer. Desde la calle, la escuela, la familia y toda institución que compone el Estado se extiende y desarrolla una lógica en donde la mujer está destinada a cumplir un rol específico. Es por esto que denunciamos que la violencia hacia la mujer es estructural porque sostiene la base de un sistema en donde existen opresores y oprimidos. Es por esto que confiamos en que la lucha de las mujeres va ligada a la de las minorías sexuales y a la de los trabajadores.

Es momento de construir un movimiento de mujeres que luche por su derechos y que sea capaz de llevar a cabo acciones concretas frente a estos casos, sin depositar confianza en los principales responsables de esta violencia, el Estado y su justicia patriarcal.

Basta de femicidios

Por un movimiento de mujeres de lucha en las calles que le imponga al Estado el NiUnaMenos!

Justicia para Alicia. Que su asesino se pudra en la cárcel

 

Organízate con Las Rojas: lasrojasesp@gmail.com