7N, Madrid. «Marcha estatal contra la violencia machista»

Multitudinario clamor contra la violencia machista

Con la presencia de una compañera de París, dos de Barcelona y varios amigos de Madrid, Las Rojas estuvimos el pasado sábado junto a miles de mujeres llegadas desde toda España recorriendo las calles de Madrid contra la violencia machista en la primera gran manifestación estatal convocada por el Movimiento Feminista. La marcha se convirtió en un grito unánime «por las que ya no están» y en la exigencia de que la lucha contra la violencia de género sea considerada una cuestión de Estado.

Ni los Medios de comunicación del poder, ni la policía, ni el gobierno quieren hablar de cifras concretas, pero lo cierto es que las organizadoras dicen que más allá de las 21.000 personas que se sabe que se han desplazado en trenes y autobuses a Madrid, se habla de decenas de miles más que se sumaron, incluso se ha llegado a barajar la cifra de 100 mil asistentes. Contra las expectativas de la derecha y muy a pesar de lo que lo medios ocultan la manifestación fue verdaderamente multitudinaria y por eso se coreaba viva y repetidamnete; “ya nos direis que somos cinco o seis”.

No es un caso aislado, se llama patriarcado”, «A la mujer que no lucha, no se la escucha», «Si tocan a una, nos tocan a todas», «No es arrebato, es asesinato», «Educación machista, ni a chicos ni a chicas», «Nos queremos vivas, basta ya«, son algunos de los lemas que se gritaban en los cantos y se leían en las pancartas.

Encabezaba la manifestación una bandera con la consigna «contra las violencias machistas» en las cuatro lenguas oficiales llevada por mujeres víctimas de violencia de género, seguidas por agrupaciones feministas, un activo y combativo bloque estudiantil y un mar de organizaciones, colectivos, grupos, sindicatos, partidos de izquierda y gente independiente que inundó las calles, una marea humana que relegó a un segundo plano a políticos y personalidades. Así, si bien la presencia de Pedro Sanchez, Pablo Igesias, Manuela Carmena, Ada Colau, Gustavo Garzón entre otros, no pasó desapersivida despertó más revuelo entre los periodistas que expectativas e ilusiones en la gente. Esta vez, la nota del día no la dieron los políticos en campaña, la dieron la masividad, el hartazgo y la indignación ante la situación de las mujeres en el estado español.

Luego de más de tres horas de marcha por la Gran Vía se finalizó en Plaza España donde se dio lectura al manifiesto de la marcha en el que, entre otras, cosas se pide la reforma de la ley de 2004 de violencia de género para que la lucha y los recursos incluyan tanto la violencia que ejerce la pareja o expareja como las agresiones sexuales, el acoso sexual en el ámbito laboral o la trata con fines de explotación sexual o laboral de mujeres y niñas. «Desde el año 1995, 1.392 mujeres han sido asesinadas por el terrorismo machista. En lo que llevamos de año, se han contabilizado 84 feminicidios y otros asesinatos de mujeres cometidos por hombres. Sólo en el verano de 2015 han sido asesinadas 37 mujeres y ocho menores a manos de sus parejas, padres o parejas de sus madres. Mujeres y menores sufren violencia patriarcal en múltiples formas y esto sólo es la punta del iceberg«.

Una vez más el movimiento de mujeres y la sociedad tuvo que salir a las calles para ser escuchados y poner en la agenda política el problema de la violencia hacia las mujeres y la cuestión de género. Y así fue.

Continuemos el camino abierto a partir del 7N organizando y profundizando la lucha contra la opresión de las mujeres.

Las Rojas – Estado español