Declaración de Socialismo o Barbarie Europa, 18/09/2013. Los nazis de Amanecer Dorado asesinan a un militante antifascista

En Grecia y en toda Europa:

¡¡el fascismo no pasará!!

En la madrugada de ayer, militantes del partido neo-nazi Amanecer Dorado de Grecia asesinaron a puñaladas a Pavlos Fryssas, militante antifascista y conocido cantante de hip-hop. Pavlos era militante sindical, antifascista y pertenecía a la coalición revolucionaria Antarsya. En primer lugar, hacemos llegar nuestra solidaridad a los allegados y los compañeros de Pavlos en este difícil momento.

130918_grecia-pavlos_fryssas-02-570px
Pavlos Fryssas

El crecimiento de la extrema derecha es algo que se viene verificando en los últimos meses en toda Europa. Los altos puntajes electorales obtenidos por Amanecer Dorado en Grecia, el Front National en Francia, asi como en otros países del continente, son un reflejo del desarrollo de estas corrientes en sectores amplios de la población. Pero más que las elecciones, lo central es que estas corrientes se han envalentonado y han salido a las calles, como en Francia contra el matrimonio homosexual, reuniendo cientos de miles de personas. La escalada de este clima xenófobo, homofóbico y conservador ha llevado hace algunos muertos al asesinato de Clément Meric, militante antifascista francés, a manos de militantes de extrema derecha de ese país. Ahora, una vez más, la bestia fascista se ha cobrado una vida en Grecia.

Los principales responsables de esta situación son los respectivos gobiernos de cada país, ya sean conservadores (como Nueva Democracia, gobierno en Grecia) o “progresistas” (como el PS en Francia). Estos se han dedicado en los últimos a perseguir y demonizar desde el poder del Estado a los inmigrantes: es esto lo que da valor a los grupos de extrema derecha y les permite difundir libremente sus ideas. Hay que agregar, además, la total complicidad de las fuerzas represivas con los grupos de extrema derecha: en el caso de Amanecer Dorado, la ayuda de la policía está más que probada, sin contar que muchos miembros del partido neonazi pertenecen a la fuerza policial.

Apenas se supo la noticia de la muerte del compañero, manifestaciones espontaneas tuvieron lugar en Atenas, apuntando a los locales de Amanecer Dorado. Como siempre, la policía estuvo del lado de los fascistas y reprimió a los manifestantes; como dijimos, esto no tiene nada de sorprendente: al ver un acto de Amanecer Dorado no sabemos si son neonazis disfrazados de policías o policías disfrazados de neonazis. Una vez mas, el estado demostró a favor de quién juega, lo que implica redoblar la organización antifascista independiente.

A lo largo del dia, movilizaciones llamadas por Antarsya, Syriza y el PC griego congregaron a decenas de miles de personas a lo largo de toda Grecia. Al mismo tiempo, acciones de solidaridad se están desarrollando al momento de escribir esta nota en Francia, España y otros países. Ante la amenaza fascista y nacionalista, una de nuestras mejores armas es el internacionalismo, para defender la idea que el problema no son los trabajadores “inmigrantes”, sino los patrones y sus gobiernos.

La necesidad a la hora actual es reforzar la movilización en las calles y la organización independiente. En ese sentido, no partimos de cero: decenas de colectivos antifascistas locales, en las universidades, barrios y lugares de trabajo vienen construyéndose en los últimos meses, y la movilización contra el asesinato de Clément en Francia y la que se desarrolla ahora en Grecia en repudio al asesinato de Pavlos han congregado a decenas de miles de personas. Anteriormente, una gran movilización de trabajadores inmigrantes, organizada por sindicatos y por la coalición Antarsya, también convoco a decenas de miles en Atenas para pelear contra la xenofobia y las agresiones de Amanecer Dorado contra los inmigrantes.

A su vez, tenemos que imponer con la movilización la disolución de todos los grupos de extrema derecha, para aislarlos política y socialmente y destruir todos los vínculos que intentan tejer entre la sociedad. La miseria provocada por la crisis capitalista les permite hacer demagogia a través de salas médicas, comedores y demás servicios sociales, que debemos tomar a nuestro cargo a la vez que liquidamos los de los fascistas. Ademas, la pelea por juicio y castigo a los culpables del asesinato es central: cada crimen de la extrema derecha que queda impune, es una victoria para ellos y una derrota para nosotros.

Por último, se impone como una necesidad cada vez mas acuciante la organización de auto-defensa de parte del movimiento obrero, estudiantil y popular. Esto solo puede partir de una construcción de masas sobre el terreno, y no  debe ser la obra de grupos aislados actuando sin construir una organización política independiente sobre la base. Las patrullas populares que se han puesto en pie en diversos barrios de Grecia son un primer paso en ese sentido.

¡Juicio y castigo a los asesinos de Pavlos Fyssas!

Ni olvido, ni perdón: ¡movilización!

¡Por la disolución de los grupos de extrema derecha!

¡Por la organización de la auto-defensa obrera y popular!